La selección de Alemania comandada por Joachim Löw pasó a la ronda de Octavos de final luego del empate con polémica previa ante Hungría, los germanos se enfrentarán a la Inglaterra de Gareth Southgate.

Cuando Klinsmann abandonó su cargo luego del Mundial de 2006, Löw se convirtió en el primer entrenador el 12 de julio de ese año, firmando un contrato de dos años con la Federación Alemana de Fútbol con el propósito de continuar el trabajo que había llevado a cabo como asistente en el proceso anterior, y asignó a Hans-Dieter Flick como su asistente (el proximo entrenador de esta selección). Si hay que hablar de procesos, se puede hablar de la escuela alemana.

Leon GORETZKA y LÖW, en su partido contra Hungría.

Puedes visitar nuestro canal de YouTube para más contenido de Hispanic Sports Media.

El proceso de Low ha tenido momentos altos de rendimiento, como el Mundial de 2014 donde consiguió el campeonato en la final contra Argentina, de momentos de nivel bajo, sobre todo el demostrado en el Mundial del 2018. Sin embargo, Alemania nunca se pude dar por derrotada y bien quedó demostrado hasta el momento en esta Eurocopa.

Contra Francia

Alemania comenzó su camino continental contra Francia, el equipo comenzó con una mayor tenencia de la pelota, pero llegó el autogol de Hummels que abrió el marcador, aunque por detrás llegaba Paul Pogba que tenía muchas oportunidades de marcar.

Sin embargo, teniendo la pelota, ya habían llegado dos jugadas claras para los franceses: un cabezazo de Pogba a los 17 y un remate de Mbappé. A los Teutones les costó mucho en la primera mitad, que solo a los 26 minutos intentaron con la pelota parada ejecutada por Toni Kroos y luego un remate de Gundogan que fue desviado.

Kai Havertz y Kylian Mbappé.

La derrota llegaría por la minima, aunque Alemania tuvo buenas fases en la segunda parte, aunque los franceses cerraron bien espacios y además empezaron a tener espacios para buscar el contragolpe. El 3-4-3 mostraba indicios de funcionar, aunque no encontraban la forma de ser más contundentes, el punto más alto fue el daño logrado por las bandas con Gosens y Kimmich. Obtuvieron la posesión de la pelota (62%), y más tiros (10), aunque solamente uno fue entre los tres palos.

Punto alto con Portugal y empate con Hungría

Alemania salió victoriosa ante la defensora campeona de la Euro, Portugal llegaba luego de su empate en último momento con la buena selección húngara, pero se encontró con un Robin Gosens inspirado y unos teutones que respondieron con creces.

En este encuentro, mantuvieron la posesión del balón (57%), y la contundencia de cara a puerta llegaba, de 12 tiros al arco, siete llegaron a estar entre los tres palos, cuatro goles. Además, se mantenía el daño constante por las bandas, con asistencias de Kimmich y Gosens (con gol incluido de este).

La selección alemana celebrando el empate de Goretzka ante Hungría.

También puedes leer: ‘Vale la pena soñar’: Gosens figura con Alemania.

Sin embargo, la contundencia no llegó, y la poca solvencia en defensa siguió en su empate en la jornada final con Hungría, que estuvo cerca de dejar en el camino a Alemania. Se mantuvo el buen ataque por los costados, contundencia a la hora de llegar a la portería contraría, pero se nota que le cuesta mantener el orden defensivo con la línea de tres.

Alemania se convirtió en un equipo irregular, puede pasar de perder contra Francia sin dar respuesta, a ganarle contundentemente a la defensora del título (Portugal), para caer nuevamente, con susto incluido, ante Hungría.

Mantener el juego contundente por las bandas, más el manejo en mitad de la cancha con Kroos y Goretzka, serán claves. Joachim Löw tendrá la tarea de conseguir la estabilidad en su defensa de cara al encuentro con Inglaterra, ya que lleva cinco goles en contra en lo que va de torneo.


Like it? Share with your friends!

Diego Avendaño Durán
Reportero deportivo venezolano.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *