El día de ayer los Atlanta Hawks se llevaron el quinto partido ante los Philadelphia 76ers para ponerse en ventaja 3-2 en la serie, lo más impresionante es que los Hawks remontaron un déficit de 21 puntos en la segunda mitad para realizar una de las remontadas más épicas en el deporte. Nada de esto hubiera ocurrido si Ben Simmons embocaba la mitad de los intentos de tiros libres que tuvo.

En el juego de anoche Simmons fue el jugador que más tiros libres lanzó por parte de los 76ers y el segundo con más intentos del partido, fue a la línea de tiros libres en 14 ocasiones (solo superado por los 19 de Trae Young) de las cuales terminó anotando 4 veces, lo que representa un 28.5%.

Algo parecido a lo que sucedió en el cuarto partido de la serie pasada contra los Washington Wizards donde Simmons fue el jugador que más oportunidades de tiros libres tuvo por parte de Philadeplhia.

El Hack-a-Simmons

El portal StatMuse publicó hoy la siguiente estadística «El día de ayer Ben Simmons se transformó en el primer «guardia» en la historia de la NBA en fallar más de 10 tiros libres en un partido de playoffs.» Pongo la palabra guardia entre comillas porque encasillar a Simmons en esa posición sabiendo la versatilidad que tiene para jugar en distintos puestos sería un error.

Así como los rivales de Shaquille O´Neal crearon el famoso «Hack-a-Shaq» donde le hacían faltas de manera intencional a O´Neal para obligarlo a lanzar tiros libres (ante su ineficacia), lo mismo está sucediendo este año con Simmons, ya es normal ver a los rivales buscando hacerle faltas cuando están en bonificación para obligarlo a tirar.

De hecho ha lanzado 67 tiros libres en estos playoffs (octavo jugador que más veces ha ido a la línea) y solo ha encestado en 22 ocasiones https://www.nba.com/stats/players/traditional/?PerMode=Totals&sort=FTA&dir=-1

Esto se ha transformado en una estrategia para los rivales sobre todo en los últimos minutos del partido, cuando quieren sacar de ritmo el ataque de los 76ers. Lo que ha obligado a Doc River a tener que prescindir de Ben Simmons en minutos cruciales de los encuentros.

Poco aporte ofensivo

Simmons está firmando el segundo peor porcentaje de tiros libres en la historia de los playoffs con un 32.8% (superado por el 27.3% de Ben Wallace en el 2006). Si el día de ayer Ben Simmons hubiera convertido la mitad de los 14 intentos de tiros libres que tuvo, Philadelphia estaría con pie y medio en la Finales de Conferencia.

En estos playoffs está promediando 14.4 puntos, 7.4 asistencias y 8.0 rebotes. Si bien su aporte defensivo es muy importante para el equipo, cuando se habla de ofensiva más allá de sus asistencias, aporta muy poco.

Ben Simmons tiene una mecánica de lanzamiento extraña para lanzar tiros libres.
Foto: Cortesía de Yarkbarker.com

Lo más llamativo es su falta de herramientas ofensivas, más allá de su gran visión de juego y su buena capacidad para jugar a un ritmo alto en las transiciones, no tiene tiro ni de media ni de larga distancia. El 95.3% de sus lanzamientos son a menos de 3 metros de distancia con respecto al aro. Cuando los rivales colapsan la pintura y le otorgan el espacio para que lance, Simmons se nubla.

La forma como se defiende en playoffs sumado a la falta de tiro genera que Ben Simmons no pueda hacer valer su presencia en el costado ofensivo. En el 4to cuarto de los últimos dos partidos Simmons no ha intentado ni un solo tiro de campo (más allá de los tiros libres), está 0-0.

De los 76ers seguir avanzando en estos playoffs veremos como manejan esta situación tanto Ben Simmons como Doc Rivers.


Like it? Share with your friends!

Eduardo Vidal

Analista deportivo especializado en fútbol, baloncesto y fútbol americano

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *