Los Cavaliers están de regreso en la Final de la NBA. LeBron James continuó dominando las defensivas de los equipos rivales el domingo, llevando a Cleveland a una victoria por 87 en el Juego 7 y un viaje a su cuarta final consecutiva. James anotó 35 puntos con 15 rebotes y nueve asistencias. Élite en todas las facetas del juego, James controló el ritmo y dio un paso defensivo para detener la alineación joven y atlética de Boston.

The @cavs defeat the @celtics 87-79 in GAME 7 to advance to the #NBAFinals!

A post shared by NBA (@nba) on

¿Por dónde empezar? ¿Por febrero, ese momento donde se accionó la palanca de fichajes y Cleveland cambió medio equipo? ¿Por el 3-3 contra Indiana? ¿Por el 2-3 en contra ante Boston?

James no solo fue el semental de la noche, sino que ha sido el semental de la NBA durante toda la postemporada. La gente puede debatir si James o Michael Jordan es el mejor jugador de la historia, pero eso no quita lo especial que James se ha convertido.

The 2018 #NBAFinals tip off in 3 Days (Thursday 5/31 #NBAonABC)!

A post shared by NBA (@nba) on

Jugando sin Kevin Love, los Cavaliers se recuperaron de un déficit de ocho puntos en el primer cuarto. Jeff Green comenzó en el lugar de Love y anotó 19 puntos. J.R. Smith agregó 12 puntos.

Jayson Tatum lideró a los Celtics con 24 puntos, pero Boston no hizo lo suficiente ofensivamente para manejar a James y los Cavs.

El armador de los Celtics, Terry Rozier, parecía una estrella en preparación antes de la final de la Conferencia Este, pero la defensa de Cleveland fue demasiado para él. Rozier anotó solo cuatro puntos en el Juego 7 en 2 de 14 disparos (0 para 10 desde el rango de 3 puntos). Rozier no cometió ningún cambio, pero lastimó a Boston de otras maneras.

The ROOK RISES! #CUsRise

A post shared by NBA (@nba) on

La experiencia. Suena a cliché malgastado, pero ha sido la gran diferencia. En los Celtics, Rozier y Jaylen Brown han pecado de inexpertos y la selección de tiro ha sido pésima, además de que han errado muchísimos triples abiertos, algo no habitual para ambos en estos playoffs. Era un séptimo, en una finalsde conferencia y eso pesa. Y si encima delante está él, pues se vuelve imposible. Mala selección de tiro constante, faltas innecesarias y tensión en la muñeca.

Primera vez que un equipo gana 10 partidos seguidos en casa y no se mete en la final y primera vez que los Celtics empiezan una serie 2-0 y acaban perdiendo. Culpa, ambas, de James. Más. Jayson Tatum se convirtió en el primer rookie en anotar +20 puntos en dos game-seven en un mismo curso y se quedó a solo un punto de convertirse en el novato con mayor anotación en un playoffs: 352 Kareem, 351 Tatum.
Pero el peor, el que decidió la balanza: Boston Celtics 39 triples lanzados y solo 7 anotados. Un 17.9%, la peor marca del equipo en estos playoffs. La vida y la muerte, al triple. Fue cruz. Los Celtics fueron peores, los Cavaliers les bastó la versió mediocre con el LeBron en modo playoffs. Y el Rey vuelve a las NBA Finals.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *