Amor, sudor y lágrimas

Con la serie empatada y toda la importancia de un Juego 5, los Houston Rockets recibieron a los guerreros del Oeste, los poderosos Golden State Warriors. Con un ambiente vibrante en el Toyota Center, dieron inicio a una batalla de pesos pesados en donde las ambiciones y el objetivo era el mismo, ponerse adelante en la serie.

Los Rockets con mucha lucidez ofensiva y ejerciendo presión en lo defensivo lograron generar oportunidades que los pusieron arriba en el primer cuarto del partido. Los Warriors se vieron ampliamente superados en cuanto a rapidez y movimiento de balón, cometiendo errores en transición, numerosos turnovers y mostrando poco ritmo en general.

Lo que parecía un partido de tramite para los Rockets terminó convirtiendose -a partir del segundo cuarto-, en un partido de ida y vuelta constante, con mucha exigencia física y falta de efectividad en lo ofensivo por parte de ambos conjuntos. Mientras D’Antoni y los suyos hicieron ajustes, Golden State de la mano de Kevin Durant, Steph Curry y Klay Thompson sacaron la casta para nivelar acciones al cierre de la primera mitad.

Entrando al tercer cuarto, el Juego 5 seguía siendo una batalla campal, cuando por un lado Golden State lograba sacar ventajas, Houston despertaba y hacía lo propio. La defensa de Houston comenzaba a marcar diferencias, James Harden se sacrificó en defensa a pesar de su falta de puntería, P.J Tucker fue consistente durante todo el encuentro, Eric Gordon fue la válvula ofensiva y logró forzar perdidas importantes para Golden State.

Y finalmente, la pega que mantenía todo encaminado, Chris Paul con una demonstración de baloncesto, incluso anotando un triple frente a Curry con imitación y burla incluída.

El chef se lo tomó con gracia…

CP3 shimmied on Steph after hitting the 3. 😂

A post shared by House of Highlights (@houseofhighlights) on

El último cuarto del partido fue un juego de ajedrez, donde el que se mantuviera más enfocado lograría la victoria.

Houston tuvo un mejor desempeño en los momentos claves, a pesar del alto nivel de presión ejercido por los pupilos de Steve Kerr, quienes flaquearon en las jugadas cruciales del partido.

Impresionó la falta de ritmo y protagonismo de Kevin Durant en los momentos claves, el jugador llamado a ser la opción número uno del equipo de la #BayArea se mantuvo al margen. Entiendo que Kerr te diga que confíes en tus compañeros, pero Durant tiene que aparecer más en el último cuarto.

Al igual que el Juego 4, el Juego 5 terminaría cerrado y con la posibilidad de OT latiente hasta el final, sin embargo, el resultado fue el mismo. Con un marcador final de 98-94, el equipo de Texas volvería a imponerse en un partido cerrado, convirtiéndose así en el primer equipo en la serie en ganar dos partidos consecutivos.

Rockets, consistencia como clave

Clint Capela, se cansó de deleitarnos con una demostración de habilidad defensiva sin igual, dominando la pintura sobre todo durante la primera mitad del partido y aportando también puntos en el marcador.

Nuevamente Eric Gordon sumó triples a diestra y siniestra, sumando 24 puntos en el marcador. Apareciendo en los momentos claves con un trabajo de primera en lo defensivo y aportando triples en momentos cruciales durante todo el partido.

Un James Harden que se cansó de faltarle el respeto a Draymond Green en el Juego 4, repitio la misma dósis ahora en el Juego 5. Los Rockets que mantuvieron la misma estrategia, lograron generar presión en los Dubs de inicio a fin.

Trevor Ariza y PJ Tucker se posicionaron en el partido especialmente en lo defensivo y pudieron impactar con firmeza ante unos Warriors que se vieron lentos, faltos de recursos y fuera de foco por largas fracciones del partido.

Mike D’ Antoni ha demostrado que es un coach con una capacidad de ajuste de ensueño, su estrategia ha logrado disminuir el poderío de los Dubs, incomodando exitosamente en ambos aspectos del juego y poniendo a los Rockets en una posición favorable en la serie. (No nos olvidemos de Daryl Morey quién armó este equipo con el único propósito de destronar a los campeones de la NBA).

Dubs down

No es la primera vez que los Warriors se ven abajo en la serie, ya levantaron hace 2 temporadas un 3-1 frente a OKC, y sin Durantula en sus filas. «Sabemos que podemos ganar dos juegos. Tener la sensación de que hemos estado aquí antes es siempre favorable para afrontar el momento,» mencionaba Draymond Green en conferencia de prensa.

Kenny Smith, analista de TNT, comentó en el medio tiempo que el equipo que no bajara la intensidad y jugara con un sentido de urgencia, se llevaría la victoria. Vaya que fueron acertadas sus palabras luego de ver el desenlace del partido y como Houston aguantó con sudor y garra hasta el último segundo de partido.

Durant, apuntó con seguridad que siguen con confianza: «Tuvimos oportunidades en los últimos dos partidos que simplemente no pudimos concretar, aun tenemos un juego en casa.»

Por otro lado, Harden dijo que si siguen con este ritmo en el Juego 6, tendrán chance de lograr la victoria. «The Beard» asumió la victoria como un trabajo en equipo, otorgando méritos a CP3 y Eric Gordon. El gran candidato al MVP esta temporada, deberá continuar con esa mentalidad agresiva si quiere finiquitar esta serie.

CP3, como si tuviera 20 años

El ultimo cuarto del partido fue la revelación de Chris Paul. CP3 literalmente se puso el equipo al hombro y con varios triples y layups, mantuvo a los Rockets en el partido. Con un marcador cerrado y una batalla de triples, el Toyota Center se encendió con unos fans que con cánticos de MVP a Harden animaron y motivaron a los suyos.

Los Warriors tuvieron un total de 17 turnovers en el partido, siendo la de mayor peso la de Draymond Green al final del partido, cuando tuvieron la oportunidad de empatar o ganar en la última posesión. El trabajo de Chris Paul y compañia en lo defensivo fue de lujo, y tuvo mucho que ver con el desarrollo del partido.  ¿Se repetirá la actuación en el Juego 6?

CP3 salió del partido con una aparente lesión en el tendón de la corva, y está en duda para el Juego 6 en Oakland. Sin embargo, en conferencia de prensa tuvo una actitud positiva y dió a entender que estaría presente. Aún se espera un último reporte sobre su estado físico y si estará o no como titular.

La ausencia de Paul sería un gran vacío para los Rockets de Mike D’ Antoni, quien tendrá el reto de concretar la hazaña y eliminar a los vigentes campeones de la NBA sin uno de sus líderes.

En rumbo a un posible jaque mate, los Rockets necesitarán del aporte grupal y apelar a un alto nivel de energía y concentración ante unos Warriors que saldrán a dejarlo todo en busca de un posible Juego 7, que se jugaría en la ciudad de Houston el próximo día Lunes. Queda la interrogante, ¿Pesará la experiencia?, o serán los Houston Rockets los nuevos dueños del Oeste de la NBA?

Por los momentos:

Durantula 2, The Beard 3

Continuará…

 

 


Like it? Share with your friends!

HSM Staff

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *