Los Celtics recuperaron su forma el miércoles, recuperándose de dos derrotas consecutivas para derrotar a los Cavaliers 96-83 en el Juego 5 de la final de la Conferencia Este. Sigue la máxima de estas Finales del Este, esa que dice que no hay victorias visitantes. Cinco duelos hasta la fecha, cinco triunfos locales. El último, en la noche del miércoles. Boston doblegó con claridad a Cleveland y coloca el 3-2 en la serie, que le deja a un solo triunfo de regresar a unas Finales de la NBA, escenario que no pisa desde 2010.

Por algo caminan los de Brad Stevens 10-0 en el TD Garden en estos playoffs. Y por algo van 1-6 lejos de Boston. Nada es casual. Los Celtics son un equipo brutal en casa, que adolece de esa vitalidad a domicilio.

Los Celtics tienen la ocasión este viernes de tomar Cleveland y de sentenciar la serie. Sería el final de los Cavaliers en la 2017-18 y quizá de los Cavaliers tal y como les hemos conocido contemporáneamente, sin LeBron James, exhausto en el Game 5, decide coger la puerta.

 

Boston y Tatum

👌🏽

A post shared by NBA (@nba) on

Boston recuperó la ventaja de la serie 3-2 al saltar a una ventaja de 32-19 después del primer cuarto. Los Celtics redescubrieron su tenacidad en la defensa, lo que obligó a Cleveland a disparar apenas un 42 por ciento desde el campo.

El novato Jayson Tatum lideró a los Celtics con 24 puntos, siete rebotes, cuatro asistencias, cuatro robos y dos bloqueos. Al Horford agregó 15 puntos y 12 rebotes al restablecer su presencia en la pintura.

Jaylen Brown tuvo problemas para disparar, acertando solo 2 de 8 desde el rango de 3 puntos, pero la estrella de los Celtics terminó con 17 puntos, contribuyendo donde y cuando sea necesario.

La reserva de los Celtics Marcus Smart anotó 13 puntos en 5 de 9 disparos con cuatro asistencias y cuatro rebotes en 23 minutos. Al salir del banco, Smart suministró energía en ambos extremos de la cancha, sofocando la ofensiva de los Cavs, mientras acertaba algunos tiros propios.

 

Cleveland y LeBron

LeBron James lideró a los Cavaliers, coqueteando con un triple doble anotando 26 puntos con 10 rebotes y cinco asistencias, pero una vez más recibió poca ayuda de su elenco de apoyo.

Parecía que los Cavaliers habían roto el control de los Celtics sobre los juegos 3 y 4, pero Boston estaba en control desde el primer pitido el miércoles, lo que demuestra que el equipo no está listo para desaparecer en la noche.

Los guardias de los Cavaliers, George Hill y J.R. Smith, fueron completamente superados el miércoles. Hill anotó solo siete puntos en 1 de 5 disparos, mientras que Smith agregó dos puntos en 1 de 6 disparos. Ninguno ha podido encontrar su forma en todas las series.

 


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *