¿El más importante de la serie?

Después de un Juego 3 que nos recordó lo que los Warriors de Steph Curry son capaces de hacer en un buen día, los Rockets de Mike D’ Antoni buscaban igualar la serie en territorio hóstil y trasladar las Finales del Oeste a H-Town. El juego 4 fue una montaña rusa de emociones, que marcará el futuro de ambos equipos en el Oeste, y al menos hasta ahora, el más importante de la serie.

Lo bueno, lo malo, lo feo

Los Houston Rockets sufrieron en el primer cuarto del partido sin poder anotar en las primeras ocho posesiones, los Warriors aprovecharon cada error y se pusieron 12 a 0 en los primeros 5 minutos del cuarto. Después de un tiempo pedido por Mike D’ Antoni, los Rockets lograron levantar cabeza, pero el magistral trabajo en equipo de los Dubs continuó durante todo el primer cuarto que terminó 28 a 19 a su favor, con 10 puntos de Kevin Durant.

Golden State desde el inicio presionó en lo defensivo y aprovechó para ponerse al frente en el marcador. Las indicaciones de Steve Kerr fueron ejecutadas a la perfección, con un increíble movimiento del balón para generar puntos en transiciones, y con esfuerzos defensivos crear oportunidades en lo ofensivo. Fue un comienzo intimidante, donde los Warriors, con lucidez, rápidez y un Curry concentrado, lograron infligir daño desde temprano.

El segundo cuarto fue más peleado y estuvo lleno de emociones, con muchos cambios en el marcador. El contacto físico fue protagonista, con unos Rockets que salieron con más energía, mientras que los Warriors lograron contener la presión ejercida por los pupilos de D’ Antoni gracias a un Draymond Green enfocado tanto en lo defensivo como también en lo ofensivo.

Harden salió con una mentalidad agresiva en el segundo cuarto y con un solo objetivo en mente: anotar puntos y acortar la distancia en el marcador. Klay Thompson volvió al partido luego de haber salido por una molestia en la rodilla, y rápidamente anotó dos triples que calmó los rumores. Los Rockets lograron ponerse por encima en el marcador al final del segundo cuarto con un parcial de 53 a 46, comandados por el liderazgo y talento de James Harden que logró disminuir el desempeño de los Dubs con sus 24 puntos anotados.

Como era de esperarse, en el tercer cuarto los de Kerr apelaron a su defensiva élite para detener el poderío ofensivo de los Rockets, logrando acortar la distancia en el marcador. El contacto físico fue una constante en el encuentro, con roces e intercambios de palabras entre Chris Paul y Draymond Green en un tercer cuarto reñido y cerrado, donde los Warriors fueron ligeramente superiores gracias a la brillante actuación de Curry.

Los Rockets quisieron jugar a los triples y salieron claramente derrotados en el tercer cuarto.

Houston entró al último cuarto del partido buscando detener a unos Warriors que estaban on fire. Curry terminó con 25 puntos, y Durant con 21 en el tercer cuarto.

El cuarto final fue una clara demostración de garra y lucha por parte de ambos equipos. Tras un vibrante partido, con un cerrado marcador, el gran esfuerzo de los Warriors y un ida y vuelta de emociones en el Oracle Arena, los Rockets se llevaron el partido por un cerrado 95 a 92.

Rockets, el factor sorpresa

Con 14 puntos y una actuación defensiva digna de admirar, Eric Gordon fue el jugador que apareció en los momentos claves, con clavadas, triples, jugadas defensivas y asistencias logró aportar significativamente para la victoria de los Rockets.

CP3 con un destello de talento como en los viejos tiempos, logró anotar 26 puntos e impactar el desempeño de los Dubs, activo en lo defensivo y agresivo en lo ofensivo. En lo personal, lo mejor que he visto de Chris Paul en mucho tiempo.

James Harden, con 30 puntos y una clase de baloncesto. Los Rockets jugaron alrededor de The Beard, buscándolo durante todo el partido.

Contrario a lo que se pensaba, D’Antoni no cambio su estrategia y siguió con el «Iso-ball»la diferencia estuvo en que los Rockets lograron hacer cambiar la marca a Harden constantemente para que la jugada de isolation fuese versus Curry y no contra Klay. Esta fue una de las grandes claves del encuentro.

Un Curry ácido

Una actuación de lujo por parte de Steph Curry, apareciendo en momentos claves, liderando a los Warriors y encendiendo a la afición. Steph anotó 17 puntos en el tercer cuarto del partido y fue la clave de los Warriors durante todo el partido. Sin embargo, su esfuerzo no fue suficiente, y en momentos fue dominado por Chris Paul.

Steph también terminó fallando -con unas milésimas de segundo en el reloj- el triple que hubiese empatado el partido.

Coach Kerr comentó en conferencia de prensa que no fueron capaces de encontrar ritmo en el último cuarto, se quedaron sin gasolina y solo anotaron 12 puntos. «Simplemente no pudimos anotar, debemos tener mejores actuaciones ofensivas.»

Curry apuntó que deben ajustar muchas cosas en lo ofensivo en el juego 5, que tuvieron muchas oportunidades que no aprovecharon y que la fatiga no fue la razón de la derrota: «Ellos jugaron mejor que nosotros en lo ofensivo en el final del cuarto y esa fue la diferencia,» Kevin Durant mencionó que deben seguir adelante y poner toda su atención en el próximo partido, estudiar el film y enfocarse en encontrar una estrategia para el juego 5 en Houston.

Los Warriors pierden la racha de 16 partidos consecutivos ganados en casa, en un partido que pesa mucho y marca la pauta para el resto de la serie en el Oeste. Los Rockets apelaran a la ventaja de la localía que tienen en esta serie para eliminar a un cuadro californiano que ha estado en las NBAFinals por tres años consecutivos.

Steve Kerr se cansó de reconocer la actuación de los Rockets y aceptó la derrota con humildad. Steph y Durant hicieron de las suyas, pero simplemente no fue suficiente. Poco a poco Curry ha ido retomando su nivel y ahora le tocará sacar la cara en el Toyota Center.

Durantula 2, The Beard 2

Continuará…

 

 


Like it? Share with your friends!

HSM Staff

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *