No es necesario presentar muchos argumentos para decir que los Astros tienen la mejor rotación en lo que va del 2018.

El grupo de abridores de los campeones llegó a la acción del martes con 2.25 de efectividad, la mejor en las Grandes Ligas y por mucho. Tiene el mejor índice de ponches (30.1%), encabezan la Gran Carpa en promedio en contra (.189) y en slugging en contra (.316), además de haber lanzado la mayor cantidad de entradas (308). Los abridores de Houston sido tan buenos que la línea ofensiva de .188/.253/.316 de sus rivales prácticamente significa que cada bateador que se mide a ellos se convierte en Michael A. Taylor, quien batea .189/.254/.314.

Los Astros cuentan con tres legítimos candidatos al premio Cy Young con Justin Verlander, Gerrit Cole y Charlie Morton, cada uno encabezando la Liga Americana en promedio de carreras limpias. Además, está Dallas Keuchel, quien ganó el Cy Young del Joven Circuito en el 2015. También tienen a Lance McCullers Jr., quien el domingo blanqueó a los Indios (la mejor ofensiva en los últimos 30 días) en siete entradas. Son tan buenos y con tanta profundidad que Brad Peacock, quien registró 3.22 de efectividad en sus 21 aperturas en el 2017, ha pasado al bullpen.

Nada de esto es una sorpresa. Se esperaba que los Astros tuvieran el mejor grupo de abridores y así ha ocurrido. ¿Será éste el mayor nivel que alcanzarán? Ya se ha jugado el 30% de la temporada, pero no es muy temprano para ver cómo se comparan con las mejores rotaciones de todos los tiempos.

La primera interrogante por resolver es, ¿cómo se podrá medir? ¿Cómo se compara una rotación del 2018 con las que lanzaron en los años 90, 60 o 40?

No es nada fácil, pero tampoco es imposible. Podemos intentar varias diferentes maneras. La primera puede ser la más simple.

 

Han permitido la menor cantidad de carreras que cualquier rotación moderna

‪Just the 33rd pitcher in MLB history to reach 2,500 strikeouts. Congratulations, @justinverlander! 👏👏👏‬

A post shared by Houston Astros (@astrosbaseball) on

Antes de la jornada del martes, los abridores de Houston han permitido 83 carreras. La menor cantidad concedida por una rotación en la era moderna (desde 1920, años sin huelga) es 324, por los Medias Blancas de 1967, que sobresalieron durante el descenso de ofensivas a finales de los años 60. Si los Astros mantienen este ritmo – es más fácil decirlo que hacerlo — permitirían casi 300 carreras. Destrozarían el récord.

 

Esta sería la mejor efectividad de una rotación en la era moderna

🔥🔥🔥 @kidkeuchy60

A post shared by Houston Astros (@astrosbaseball) on

El promedio de carreras limpias nos ayuda a medir las carreras merecidas por cada nueve entradas, lo que nos ayuda a aclarar el tema anterior, pero no es un cálculo perfecto por algunos motivos, principalmente porque el ambiente de las ofensivas en el béisbol no es consistente. En 1968, «El Año del Pitcher», la efectividad en las Grandes Ligas fue de 2.98. En el mayor punto de la era de excelentes ofensivas en el 2000, fue de 4.40. Eso significa que, dependiendo del año, un promedio de carreras limpias admitidas de 3.50 podría ser el mejor o el peor.

Todo esto es casi sujeto al hecho de que no podemos tomar lo que ha ocurrido y esperar que suceda el resto del año; «se proyecta» no funciona de esta manera. En un trecho de 162 partidos, alguien en los Astros se puede lesionar o pasar por un mal momento. Peacock, los dominicanos Francis Martes y David Paulino o cualquier otro serpentinero podría realizar algunas aperturas. ¿Y quién sabe cómo avanzarán en septiembre si tienen una gran ventaja en la División Oeste de la Liga Americana?


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *