LeBron James no estaba de humor para restar importancia a su propia actuación después de una exhibición ganadora de los Cavaliers en el Juego 3 contra los Celtics. Los Cavs habían estado perdiendo 2-0 en la final de la Conferencia Este de la NBA antes de su regreso a Cleveland, pero James sumó 27 puntos y 12 asistencias en una victoria que arrollaron de 116-86 el sábado.

Nada como jugar en tu ciudad, ante tu público, para conseguir una victoria importante que pueda cambiar la dinámica de la serie. Los Cavaliers lo necesitaban después de sus dos últimas noches en Boston.

Los Cavs mejoraron claramente en una serie de puntos fundamentales que les ayudaron a conseguir este triunfo. Los Celtics siguen teniendo problemas fuera de casa, alcanzando un balance de 1-5 en lo que llevamos de postemporada cuando juegan lejos de su afición.

Cuando los tiros entran, las cosas funcionan para Cleveland. En los dos primeros partidos no entraron. Hay algunos datos que muestran claramente los problemas con los que se han encontrado ahí: iniciaron el primer partido con 0 de 14 desde la larga distancia y en la segunda parte del segundo partido un no mucho mejor 3 de 17. En este tercer duelo, sin embargo, firmaron un 9 de 17 en la primera parte y un 17 de 34 en total en toda la noche.

LeBron James hizo 19 puntos y 6 asistencias en la primera parte y terminó con 27 puntos, 12 asistencias y 8 de 12 en tiros de campo. A la defensa de los Celtics no le quedó más remedio que defender el lanzamiento exterior de los Cavaliers, y gracias a ello LeBron pudo operar con una mayor tranquilidad, algo que sin duda favorece al funcionamiento general de su equipo. También por eso es importante que sus compañeros metan los lanzamientos, porque así no tiene que tomar él tanta responsabilidad en la anotación y acaparar tanto balón.

Los cinco titulares de Cleveland metieron diez puntos o más y Kyle Korver salió desde el banquillo, metió los 4 triples que intentó, y terminó con 14 puntos. George Hill fue un apoyo importante desde el inicio tanto en ataque como en defensa, algo que no había ocurrido en absoluto en los dos primeros partidos en Boston.

Los Cavs se pusieron las pilas y jugaron con un poco más de velocidad y de intensidad. Se notaba que la temporada estaba en juego y querían asegurarse de mostrarse fuertes en su campo. También lo hicieron desde el principio en defensa, con el propio LeBron James estableciendo el tono y dejando claro que no lo iban a poner fácil.

El resultado fue favorable para ellos y los Cavaliers se colocan con un balance de 6-1 cuando juegan en Cleveland. Veremos si son capaces de mantener el nivel y volver a Boston con la serie empatada. En el otro lado están los Celtics y Brad Stevens, confiarse no es una opción.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *