Playoffs 2018 NBA: Portland Trail Blazers vs New Orleans Pelicans, serie pareja

22

Una serie muy pareja. Portland fue tercero del Oeste, pero su final de campaña presenta dudas que los Pelicans pueden explotar. Otro dato a tener en cuenta es que Damian Lillard no llega cien por cien debido a una torcedura de tobillo, pero habrá que ver la evolución tras los primeros partidos.

La estadística avanzada nos dice que cada 100 posesiones Portland defiende 1,4 puntos mejor que New Orleans y que New Orleans ataca 1,6 puntos mejor que Portland. Y el mejor jugador de la serie está en las filas de los Pelicans, así que toca apostar por un conjunto que ha rendido mejor de lo esperado pese a la ausencia de DeMarcus Cousins.

Gotta be better in Game 2

A post shared by Portland Trail Blazers (@trailblazers) on

Una eliminatoria tan pareja como impredecible con dos equipos totalmente opuestos. Los Blazers han realizado una campaña espectacular alcanzando las 49 victorias con un juego vistoso y efectivo basado en el poderío de su backcourt. Los de Oregon pudieron defender su tercera plaza con una gran última victoria ante unos Jazz que la amenazaron hasta el último momento y el factor campo para un equipo como Portland y en una eliminatoria tan pareja, puede ser un factor clave. Los Pelicans han logrado el premio merecidamente, tras haberse sobrepuesto a la baja de Cousins gracias a un superlativo Davis que ha tenido que multiplicarse en muchas ocasiones.

Los Blazers suman 48,3 puntos gracias a su dúo exterior Lillard-McCollum, confirmándose como uno de los backcourts más temibles de la liga, si no el que más. En el juego interior y el encargado de “intentar” frenar a ‘La Ceja’ será un Jusuf Nurkic que, en su primera temporada completa con los Blazers, ha rendido a un nivel más que aceptable. Otro que tendrá un papel principal será Aminu, el arma defensiva del equipo tanto en el exterior como en el interior, pudiéndose adaptar a varias posiciones y sosteniendo al cuadro de Stotts cuando el tanteo se va a pocos puntos. Napier o Turner son los otros actores que tendrán más o menos minutos de importancia en una serie donde los Blazers lo fiaran todo a su núcleo duro con una rotación corta.

MOOD 😂 #PelicansWin #DoItBigger @jrue_holiday11

A post shared by New Orleans Pelicans (@pelicansnba) on

El quinteto de los Pelicans es tan pintoresco y a la vez tan efectivo que resulta inevitable nombrarlo. Jugando con dos bases puros como Rondo y Holiday y cediendo a un (normalmente) escolta como Moore al puesto de 3, la línea exterior de New Orleans reúne muchas de las virtudes que se les requiere a un equipo aspirante: organización, ritmo, lanzamiento exterior y defensa, cada uno especializado en lo suyo. Los dos puestos interiores son para jugadores que también pueden jugar por fuera, sobre todo un Mirotic que ha encajado a la perfección en el sistema de Gentry abriendo la pista y complementando de maravilla con Anthony Davis, legítimo candidato a MVP y capaz de decidir una eliminatoria él solo. 28,1 puntos, 11,1 rebotes y 2,6 tapones son los registros que deja Anthony Davis en una campaña para enmarcar. En el banquillo ayudarán a la causa jugadores como: Ian Clark, Solomon Hill o Darius Millers.

35 pts. 14 rebs. 4 blks. 2 stls. AD did that. #DoItBigger

A post shared by New Orleans Pelicans (@pelicansnba) on

El entrenador de los Blazers debe estar en la lista a ‘Mejor Entrenador del Año’ sí o sí. Son muchos los que defienden su candidatura y no les falta razón. Portland no tiene plantilla para ser terceros en una Conferencia tan dura como el Oeste y no solo han acabado en esa posición si no que además han aguantado la presión de equipos al alza en las últimas semanas que venían amenazando seriamente su puesto. Stotts ha creado una rotación mucho más efectiva que la utilizada en años anteriores y ha mejorado al binomio Lillard-McCollum elevándoles hasta la excelencia y dándoles total libertad para desarrollar un juego que les viene como anillo al dedo.

Rajon Rondo. El base de los Pelicans ha sorprendido de nuevo con un año a gran nivel: 8,3 puntos y 8,2 asistencias por noche son guarismos más que decentes para un jugador que algunos ya dilapidaban no hace tanto. Los playoffs suelen ser su hábitat natural, allí dio un recital la temporada pasada con los Bulls antes de caer lesionado y permitir la remontada de los Celtics cuando vencían 2-0 con 11,5 puntos, 8,5 rebotes y 10 asistencias. Los Pelicans también se encomiendan a su defensa exterior para intentar minimizar los daños causados por ‘Dame’.

Se espera una eliminatoria muy pareja, puede ser para cualquiera de los dos, tanto como para a favor 4-2 de los Blazers, como a favor 4-2 para los Pelicans.