La última jornada de los ‘playoffs’ en la NBA dejó el futuro de un nombre flotando en el aire y con ello el presunto fin de una era en la NBA. Manu Ginóbili no fue capaz de salvar a su equipos de la eliminación y pudo haber disputado su último partido como jugador en activo.

La vida pasa para todos. Es así, pero todo esto no significa que a veces no duela, aunque sea estrictamente en el plano deportivo. Manu Ginóbili cumplirá 41 años el próximo mes de julio y quién sabe si lo hará ya como un jugador retirado. El escolta argentino terminaba este martes su 16ª temporada en la NBA, todas en los Spurs, eliminados ante los Warriors y con los que compite desde la 2002-03.

Quien busque señales las puede encontrar en los instantes finales del quinto partido, el que supuso el 4-1 para los Warriors, el que eliminó a los Spurs en la primera ronda de los playoffs del Oeste. Ahí, con el reloj cerca de expirar, Manu se quedó la pelota y con el bocinazo que significaba que la contienda había terminado, lanzó el esférico al aire del Oracle Arena. Final para los Spurs. ¿Y para Manu?

Almost time. #GoSpursGo

A post shared by San Antonio Spurs (@spurs) on

Manu aparcó la retirada al menos un curso más cuando decidió seguir en los Spurs 2017-18. Firmó por el mínimo salarial de veterano para continuar y ahora, ante la tesitura de prolongar la gloria un año más, se encuentra con la opción de que puede hacerlo y tomar la vía de los 2,5 millones para la 2018-19. La cuestión no es poder, sino querer. Y quizá todo ello esté entroncado dentro del contexto de unos Spurs que han vivido los peores meses de su historia reciente, machacados por las lesiones, con al asunto de Kawhi Leonard limando la estabilidad de la franquicia y el fallecimiento de la esposa de Gregg Popovich como dramático colofón a una campaña solo salvada por una nueva presencia en los playoffs.

Manu, anoche 10 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias en lo que podría ser su último servicio como profesional, ha demostrado que está en forma metido en la cuarentena y que posiblemente, a nivel físico, un curso más no le sobre. Con la restricción de minutos y todo lo que se quiera poner sobre la mesa, pero Ginóbili sigue siendo una pieza útil. La mejor muestra la vimos en el cuarto duelo de la serie, donde fue decisivo para el triunfo de los suyos ante Golden State.

Manu

El asunto, que solo él y su entorno pueden saberlo y decidirlo, es si hay ganas de seguir otro curso más en la carretera, en los aeropuertos, en las Navidades fuera de casa. Y si todo eso merece la pena pasarlo en los Spurs. En ese sentido y según informa el periodista David Aldridge, el propio Ginóbili ha asegurado que su decisión no será cosa de unos días sino que tendrá que madurarla a lo largo del próximo mes o los próximos dos meses.

Kerr le anima a que se quede. Al final del partido, del citado choque contra los Warriors, Steve Kerr se abrazó al que anoche era su rival pero un día fue compañero en los Spurs 2002-03. Entonces Kerr era un jugador algo más joven, no mucho, de lo que es Ginóbili ahora que encaraba el final de su vida en las pistas. El argentino, por su lado, era un novato en la NBA, no en el baloncesto, pues venía de poner Europa e Italia a sus pies. Aquello terminó con el anillo 2003 para San Antonio.

@manuginobili and Coach Steve Kerr share a moment following Game 5. #NBAPlayoffs

A post shared by NBA (@nba) on

Tres lustros después ambos se volvieron a dar la mano y a abrazarse en una pista. Con el confeti del Oracle Arena volando y cayendo, entrenador y jugador se juntaron sobre el parqué, rodeados de los mismos focos que les han perseguido durante toda su existencia en la liga. En la rueda de prensa posterior, el preparador insistió en esa línea, un anhelo que es el de muchos de los que amamos todo esto. Pero a Ginóbili le tiene que apetecer. Y quizá no suceda así con el posible fin de una era a la vuelta de la esquina.

Ginóbili ha ganado cuatro anillos en los Spurs. El citado de 2003 y los de 2005, 2007 y 2014. Un palmarés que unido a la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas le hace ser el octavo jugador de siempre en alzar cuatro campeonatos de la NBA y colgarse un oro olímpico. Junto con él lo lograron Bill Russell, K.C. Jones, Michael Jordan, Scottie Pippen, Kobe Bryant, Magic Johnson y Shaquille O’Neal. Ginóbili es el único no estadounidense en conseguirlo.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *