Varios calendarios han pasado desde que Zlatan Ibrahimovic era un prometedor delantero del Ajax holandés. Su talento, olfato goleador, buena pegada y regate le valió su boleto a la élite del fútbol mundial al fichar por la Juventus.

De allí en adelante su paso por equipos de primer nivel no ha parado: Inter de Milán, Barcelona, Milan, PSG y Manchester United. A sus 36 años quizá su primer paso hacia atrás al fichar por el LA Galaxy de la siempre atractiva MLS.

En apenas un puñado de minutos, el sueco demostró su sobrada calidad. Doblete incluido un golazo de altísima factura que refrenda que su estrella no se ha apagado, pese a las dificultades físicas y la falta de continuidad de los últimos meses.

Llama la atención cómo Ibrahimovic no ha cambiado su estilo de juego con el pasar de los años. Pese a la edad, sigue conservando esa explosividad y fortaleza física poco vistas en futbolistas de tanto recorrido.

Muchos de sus mejores años han llegado luego de cumplir los 32 años: su última temporada con el PSG con más de 30 tantos, su primera con el Manchester United hasta que se lo permitió la lesión de rodilla y este promisorio arranca con el LA Galaxy.

Es una nueva oportunidad para Zlatan de demostar de qué está hecho y que posiblemente estará en otro escalón por encima de la competición. Puede refrendar que veteranos como él habrán pocos en la historia.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *