Con la camiseta de España, Isco fue el jugador que acostumbra ser. Sus tres goles frente a Argentina en la exhibición ibérica en la última prueba antes del Mundial lo consagraron como un referente de una de las candidatas más claras para Rusia.

Sol y sombra. Su versión con el equipo nacional distó enormemente de lo que suele ser su realidad a nivel de clubes con el Real Madrid en donde sigue siendo un jugador de segunda línea para Zinedine Zidane.

Pese a los altibajos físicos de Gareth Bale y el poco tino de Karim Benzema, pese a ser posiciones distintas, parece que el exjugador del Málaga no encaja en los planes merengues.

Los números de su poca participación con el Real Madrid hablan por sí solos: por la liga española ha disputado 1533 minutos, siendo el doceavo jugador de los blancos en la lista de este apartado, solo unos 300 más que un constantemente lesionado Bale.

La realidad de Isco en Champions es un poco distinta y con 464 minutos sí está en el top 10 del equipo en esta estadística.

Sin embargo, no tiene sobre sí la denominación de estrella. No hace temblarle la titularidad a Luka Modric o Toni Kroos en el mediocampo, su hábitat natural, y su espacio se abre cuando se requieren rotaciones en el frente de ataque.

¿Necesita Isco un cambio de aires? ¿Podría ser otro caso similiar al de James Rodríguez? Mucho depende de su paso en Rusia, en el que podría demostrar su valor en el mercado y llegar a un sitio donde se vuelva un referente.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *