Los Lakers ni ganando los nueve partidos restantes ni los T-Wolves -octavos- perdiéndolos todos, rascarían la octava plaza. Y con éste son ya cinco años sin degustar abril en su segunda quincena. Una abstinencia a la que los aficionados de los Lakers no están para nada acostumbrados.

Desde que se fundó la franquicia en 1947 —en Minneapolis— hasta la temporada 2011/12, año de su última aparición en playoffs, los Lakers solo se habían perdido cinco postemporadas. Las mismas que, desde 2013 hasta la fecha de hoy, encadenan de manera consecutiva. En solo un lustro han igualado lo que en 55 años de historia.

Lakers

La incapacidad o la inflexibilidad para rejuvenecer un equipo atado a la figura de Kobe Bryant, prolongó un declive en los angelinos del que se han tardado demasiados años en recuperar. Tocaron fondo en la 2015/16, cuando terminaron con solo 17 victorias en su casillero. Este curso, con nueve choques todavía por delante, están a punto de duplicar esa cifra (32-41).

La directiva ha sabido moverse bien en el Draft en los últimos tiempos (Ingram, Randle, Kuzma, Hart) y a pesar de algún contrato tóxico (Mozgov, Deng) y algún traspaso forzoso consecuencia de ello (Russell, Clarkson, Nance Jr.), están en la senda de firmar uno o dos grandes agentes libres este verano además de lo nuevo que puedan añadir del Draft.

Lakers

A ello habrá que sumar algunas decisiones importantes (renovaciones de Randle y Thomas) y la lógica evolución de sus prometedores jóvenes, fruto de un año más de experiencia.

El 2018/19 es, sin duda, el año que Magic Johnson y Rob Pelinka tienen fijado como el de su regreso a la élite y, por descontado, a su salón de juegos: los playoffs.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *