Como en cada temporada en la que el Arsenal no logra sus objetivos, todas las culpas van sobre el culpable de siempre: Arsene Wenger, quien por enésima vez está en el ojo del huracán.

El entrenador francés, quien está a la cabeza de los gunners desde 1996, volvió a decepcionar a sus fanáticos con la mala imagen dejada frente al Manchester City en la final de la Copa de la Liga inglesa por 3-0 en el pasado domingo. Un nuevo golpe para un equipo que desde hace unos años vive de malos ratos.

Si bien Arsenal aún tiene oportunidades en Europa League, donde enfrentará a Milan en octavos de final, está a 10 puntos de los puestos de Champions en la Premier League. Fracasar en ambos frentes podría ser su acta de setencia.

Ya son ocho finales que Wenger pierde y la paciencia se agota. Las noticias sobre su destitución comienzan a hacer eco, teniendo en par de exjugadores que estuvieron bajo su dirección como parte de los principales candidatos.

Se trata de Thierry Henry y Mikel Arteta. Aunque ambos son jóvenes y no tienen experiencia como entrenadores, ambos forman parte de cuerpos técnicos de experiencia: el francés es asistente de Roberto Martínez en la selección de Bélgica y el español desempeña el mismo rol a un lado de Josep Guardiola en el Manchester City.

No son solo sus nombres los que se candidatean en caso de un despido a Wenger: Leonardo Jardim (Mónaco), Joachim Low (Alemania) y Paulo Fonseca (Shakhtar Donetsk) también muestran sus credenciales.


Like it? Share with your friends!

Juan Bastidas

Periodista venezolano en Santiago. Cubrí la fuente de fútbol en el Diario Versión Final (Maracaibo) y Diario Líder (Caracas).