Un escenario perfecto como el del Staples Center de Los Ángeles, recibía a las jóvenes promesas de la NBA que se encargaron de ofrecer el espectáculo que se esperaba. El rookie de los Jazz, Donovan Mitchell, se consagró como una de las estrellas con mayor proyección mediática de la NBA adjudicándose el concurso de mates.

New hardware for @spidadmitchell! #VerizonDunk

A post shared by NBA (@nba) on

El evento estrella de la noche de los sábados en el All-Star Weekend es, sin duda, el concurso de mates. Este certamen se ha convertido, en los últimos años, en una especie de pasarela por la cuál los jugadores promocionan las nuevas equipaciones de sus equipos y sorprenden a propios y extraños con múltiples elementos

El concurso de este año tuvo de todo. Homenajes a viejas leyendas de la liga, cambios de ropa rozando lo mágico e incluso un guiño a la película del momento. Todo esto, combinando con altas dosis de saltos, piruetas y, sobre todo, potentes mates.

El último mate de la velada era para Donovan Mitchell, factor que siempre es considerado como una ventaja. La perla de los Jazz aseguró el triunfo final con un homenaje a Vince Carter. El de Connecticut calcó uno de los mates que le dieron la victoria a ‘Vinsanity’ en el icónico concurso del año 2000 y obtuvo otro 50. Con esta acción, Mitchell cerró el concurso y se proclamó campeón por primera vez del Verizon Slam Dunk Contest.

For Vince! #PhantomCam

A post shared by NBA (@nba) on

Pero para entender como llegó Donovan a toda esta locura de la NBA, hay que retroceder un buen paso hacia atrás, y es que si no fuera por el deseo de ser beisbolista y de una lesión en la muñeca, a Mitchell no se le hubiese visto ganar el concurso de mates y todo lo que ha hecho en este baloncesto.

Su padre, Donovan Mitchell Sr, trabajaba y trabaja para los New York Mets. Sin duda alguna se crió entre guantes, bates y entrenamientos con grandes estrellas. En Canterbury School (New Milford, Connecticut), su primer instituto, practicaba tanto béisbol como baloncesto, pero siempre con el primero de los dos deportes como gran objetivo. Quería jugar en la MLB (Major League Baseball). Quería jugar en los Mets.

Empezaba a recibir interés de ciertas universidades para seguir practicando ambos deportes cuando un golpe contra un compañero cambió su carrera. Mitchell se rompió la muñeca jugando al béisbol, todos sus deseos se le desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos.

En este momento seria un antes y un después en la vida de Donovan Mitchell, que nunca se rindió y decidió poner rumbo a la Brewster Academy, una academia con un gran programa de baloncesto en la que se puede decir que arrancó su carrera en el mundo de la pelota naranja.

Y entonces, contra todo pronóstico y para sorpresa general, salía en las predicciones de los expertos como posible segunda ronda. Mitchell se presentó al draft en 2017. Y su nombre empezó a subir como la espuma y ya sabemos el resto de la historia.

Después de todo lo que paso, el novato de los Jazz lidera su equipo en puntos y es una de las grandes sensaciones de la temporada NBA. Pelea por el Rookie del Año (con Ben Simmons), su equipo ha ganado 11 partidos seguidos (primer rookie de la historia en liderar a un equipo en anotación en una racha de 11 triunfos) y ayer se convirtió en el nuevo campeón del concurso de mates de la NBA. Es el momento que Mitchell agradezca al compañero que le rompió la muñeca, le debe toda su carrera en la NBA.

 


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02