Joel Embiid, nacido en Yaundé, Camerún, desde muy joven le gustaba los deportes y mas que todo, el fútbol y el voleibol. Sin embargo, su primera novia le hizo cambiar de idea, midiendo 2,13 metros, el baloncesto seria perfecto para él.

Decidió empezar a ver partidos de la NBA y, aprovechando que Luc Mbah a Moute jugador camerunés de la NBA de los Houston Rockets, organizaba un campus en su misma ciudad, decidió meterse. Esta decisión cambió su vida, pues solo un par de meses después estaba viajando a EEUU para jugar al baloncesto. Montverde Academy fue su primer equipo, pero no fue nada fácil. El cambio radical de vida no le permitió adaptarse a su nuevo entorno. Sufría bullying por parte de sus compañeros, que se reían de él por su acento y su escasa técnica, lo que le sirvió para cambiar su mentalidad.

Fue cuestión de meses fichar por The Rock School, colegio al que llevó a ganar el campeonato estatal gracias a su clara mejora en el juego. Un año después, fichaba por la Universidad de Kansas, donde tuvo como compañero a Andrew Wiggins, donde sus promedios empezaron a llamar la atención de la NBA. Tanto, que los Cleveland Cavaliers, que tenían la primera elección en el ‘draft’, decidieron llevarle a un entrenamiento privado pero todo no fue lo que se esperaba.

 

 

En ese entrenamiento, Embiid iba a sufrir una rotura por estrés en su pie derecho, que le iba a hacer estar de baja durante ocho meses. Los Cavs le descartaron, y fue elegido en tercera posición por los Sixers. Tras perderse la primera temporada por completo, su segundo año no comenzó demasiado bien, pues recayó de nuevo de la lesión, teniendo que ser intervenido de nuevo. En su segundo año, de nuevo, no iba a disputar ni un solo partido por culpa de esta lesión.

En la 2016-17, comenzó a jugar y a brillar en la pista, aunque con un plan en mente, no jugar demasiados minutos para evitar posibles recaídas, hasta recuperar la forma de manera completa. Entonces, sufrió una rotura de menisco en su rodilla izquierda. Las lesiones y el fallecimiento de su hermano pequeño en accidente de tráfico en Camerún, estuvieron a punto de retirarle del baloncesto. Pero su fuerza de voluntad pudo más y siguió adelante.

 

 

TEMPORADA DE AFIANZAMIENTO 

 

En su primera temporada completamente recuperado, se ha convertido en uno de los grandes pilares del equipo, brillando como nunca antes lo había hecho, si Embiid puede mantenerse saludable durante la mayor parte del año- ya con un All Star Game en su cuenta- no debería haber ninguna razón por la que no puede convertirse en uno de los grandes jugadores del mejor campeonato del mundo en cuestión de años.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02