Juego tras juego los Boston Celtics demuestran que su intención en la presente temporada es alzar el título de campeón y romper la racha adversa de nueve años sin poder consagrarse en el mejor baloncesto del mundo.

A pesar de no contar por estos días con Kyrie Irving (afuera por un golpe en el rostro) y Gordon Hayward (fractura de tobillo), el equipo ha podido encadenar una racha de 12 victorias consecutivas, manteniéndose firmes en la posición de honor en la Conferencia Este.

Parte fundamental del buen trabajo que ha realizado se debe al sistema ofensivo que ha implementado Brad Stevens. Boston es un equipo que sabe atacar y aprovechar las facilidades de sus contrarios para anotar, pero también demuestra que puede limitar al contrario, obligándolos a forzar lanzamientos y perdidas de balón.

Ese gran trabajo ofensivo puede apreciarse en los últimos encuentros, en donde Boston ha limitado a sus rivales a anotarles menos de 95 puntos.

Una de las interrogantes que surgen durante esta racha positiva del equipo, algo que no vivían desde la temporada 2008-2009 (se coronaron campeones), es si quinteto podrá estar a la altura de la exigencia en el momento que le toque medirse en contra de los Cavaliers y Warriors, por ejemplo.

En el primer juego del curso ante los Cavs, sucumbieron ante LeBron James y compañía. Sin embargo, la realidad de ambos conjuntos es totalmente diferente y cuando se vuelvan a enfrentar podrá medirse, el nivel real de los Celtics.

Boston cuenta con las piezas necesarias para ser protagonista, pero aún la temporada comienza y el desenlace se encuentra lejos. Además, cuando las cosas marchan bien son pocos los aspectos a corregir, por lo que sería interesante evaluar el comportamiento del equipo en momentos cruciales y complicados.


Like it? Share with your friends!

Elvis Paz

Periodista maracucho. Fanático de los deportes sobre todo del fútbol y tenis. Parte del equipo de trabajo de @hsmdeportes Twitter: paz_elvis Instagram: elvispm19