Después de seis meses sin competir, Jurgen Melzer fue una buena prueba de la puesta a punto de Roger Federer. El suizo solventó la papeleta en cuatro sets, pero mostró buena cara y buen aspecto físico ante el alemán (7-5, 3-6, 6-2 y 6-2).

Sobre todo en el primer set, en el que Federer estuvo 2-4 y mantuvo la calma para darle la vuelta al marcador y llevarse la primera manga. Pagó el esfuerzo en el segundo, superado por un Melzer que se jugó las derechas, incómodas para el número 16 del mundo, e igualó la contienda.

Sin embargo, las dos siguientes mangas solo tuvieron un dueño. Federer pisó el acelerador para evitar que sus piernas se cargaran demasiado en este estreno en el Abierto de Australia.

Fue mucho más contundente desde el fondo de pista y dejó que la presión hiciera mella en el alemán, que ya no tuvo ni el control de la pelota ni la efectividad de sus drives.

En apenas 28 minutos, Federer se llevó la tercera manga. Y solo estuvo otros 29 en pista para cerrar el partido. Un buen examen para empezar su curso 2017 con buena cara.


Like it? Share with your friends!

Eddy Marin

Periodista, campeón centroamericano de natación.