Cuando peor pintaban las cosas, los Spurs volvieron a demostrar su fortaleza. Dos tiros libres de Ryan Anderson colocaban a los Rockets 13 arriba (96-83) a falta de 4:39 par la conclusión. En las tres últimas temporadas únicamente se había remontado esta desventaja en una ocasión llegados a los últimos 270 segundos: 1 partido de 1.388, según los datos de ESPN. Precisamente había sido Houston el equipo en firmar semejante proeza.

Esta madrugada le tocó vivir el lado opuesto de la moneda. Tony Parker y Pau Gasol (10 puntos y 10 rebotes para firmar su quinto doble-doble del curso) abrieron la veda. Kawhi Leonard (de nuevo el mejor pese a sus 7 pérdidas) y los triples de Dany Green y Patty Mills en el último minuto dieron la vuelta al marcador para establecer el 100-102 final. Aunque no resaltar a Manu Ginóbili como el gran artífice del triunfo sería faltar a la verdad. A sus 39 años firmó 12 tantos, 4 rebotes, 3 asistencias y 3 robos en menos de 20 minutos.

Harden (31+10+7, aunque negado desde el triple como el resto de sus compañeros) trató de dar un nuevo giro a los acontecimientos cuando el partidazo agonizaba. Balón al hierro desde más allá del arco y fin a la racha mejor racha NBA del momento: diez victorias consecutivas. Primera derrota en el mes de diciembre para los Rockets.

San Antonio se apuntó el tercer derbi texano del curso ante los cohetes para ponerse con un balance de 15-1 a domicilio. Supera así el inicio como visitante de los Warriors del 73. Sólo los Lakers de la 1971-72 (los de las 33 victorias consecutivas) habían inaugurado antes un ejercicio con semejante balance tras 16 partido en la carretera. Dos equipos legendarios, a esto le agregamos que los Spurs están en su primer año sin Duncan, muestra un balance altamente positivo para la franquicia.


Like it? Share with your friends!

Eddy Marin

Periodista, campeón centroamericano de natación.