EAST RUTHERFORD, N.J. — En los últimos juegos, las yardas por aire de Eli Manning han ido a la baja.

Manning ha lanzado para menos de 200 yardas en cada uno de sus últimos tres partidos, ha completado sólo 56 de 94 pases y en ese lapso suma seis touchdowns y tres intercepciones.

¿Es un bache? ¿Quizá el declive para el veterano de 35 años de edad?

A Manning no le interesó escuchar nada al respecto de esas teorías el martes, dos días después de que los New York Giants usaron a una devastadora defensiva y un pase clave e touchdown de 61 yardas de su quarterback a Odell Beckham Jr. para vencer 10-7 a los Dallas Cowboys.

“Sé que puedo hacer jugadas. Sé que puedo entrar en ritmo”, afirmó Manning. “Debo seguir trabajando. Tengo confianza de que puedo salir al campo y tener un gran juego”.

Manning reconoció que no ha estado en su mejor nivel los últimos tres partidos. Ha volado a algunos receptores sin marca y otros envíos han quedado cortos. En 2016, el quarterback de los Giants ha sufrido 13 intercepciones y perdido cuatro balones sueltos.

“Tengo que jugar mejor. Lo sé. Debo lograr completar los pases y proteger mejor el balón. Tengo que anotar puntos y así ganar. Debemos arreglas varias cosas”, señaló.

Manning dijo que físicamente se siente bien.

“Estoy sano. Sé que la gente me va a criticar, pero yo soy mi peor crítico. Sólo tengo que hacer mi trabajo y prepararme cada semana”, agregó.

Los Giants (9-4), quese han apoyado en un fuerte esfuerzo defensivo para ganar siete de sus últimos ocho juegos, tienen en puerta un duelo crucial ante los Detroit Lions (9-4) el domingo en cada.

Sin embargo, cuando inició la temporada regular, se esperaba que fuera la ofensiva la que cargara en hombros a los Giants. El ataque terrestre de New York está entre los peores de la NFL con un promedio de 3.4 yardas por acarreo y eso ha puesto aún mayor presión en su quarterback.

Manning reconoce que su desempeño es aún más importante en una época en la que las temperaturas bajan. En el pasado, Manning ha jugado bien en clima frío.

“Tenemos algunos juegos con clima frío. Tenemos que poner puntos. Hemos tenido buenos juegos, algunos explosivos.

“Últimamente hemos tenido jugadas desafortunadas. Estoy consciente de que no me he conectado con Odell en algunas jugadas, pero esos son problemas fáciles de resolver. Podemos hacer un gran plan de juego y luego convertir las jugadas que tengamos ahí”, afirmó el pasador.

Manning fue cuestionado si estaba bajo más presión por los problemas que experimenta la línea ofensiva.

“(Los linieros) están dando su máximo esfuerzo. Son rudos y van a darnos la oportunidad de hacer las jugadas que debamos mientras yo tome buenas decisiones.

“Ofensivamente podemos hacer funcionar las cosas. En este negocio, definitivamente se analiza tu desempeño. Uno se siente mejor si juega mejor”, dijo Manning.


Like it? Share with your friends!

Nelson Pérez Esis
Melómano, tenista y periodista. Partner y Editor en Jefe de Hispanic Sports Media - @elnelsonperez