Todos los años tenemos equipos que dan saltos de calidad, la mayoría de estos se cuelan de forma inesperada en la postemporada o simplemente muestran una evolución en su estilo de juego. El siguiente nivel de esta premisa se presentó en esa temporada… por duplicado. Hablamos de las gratas sorpresas, Phoenix Suns y los New York Knicks, no solo se metieron en la postemporada y mostraron un cambio radical en sus estilos; también lograron imponerse en sus conferencias (sobre todo los Suns).

Hablar de los Suns y los Knicks hace un año era hablar de equipos que rosaban la mediocridad, que contaban con piezas jóvenes de proyección, pero que no daban resultados concretos. Pocas incorporaciones y las manos de técnico dedicados a estos proyectos nos dejan las gratas sorpresas de esta temporada 2020/2021.

Las gratas sorpresas

Suns y Knicks fueron las gratas sorpresas

Los Phoenix Suns alcanzaron el segundo lugar de la peleada Conferencia del Oeste con récord de 51 victorias y 21 derrotas, a tan solo un partido de alcanzar la punta. Tomemos en cuenta que este equipo terminó la campaña anterior con récord de 26 y 39. Es el quinto equipo en la historia de la NBA que mejora 15 partidos o más con respecto a la temporada anterior, los Suns mejoraron 17 partidos de su récord en una zafra reducida.

Por su parte, New York Knicks no se quedaron atrás, tomaron el cuarto puesto en la Conferencia del Este con récord de 41 victorias y 31 derrotas. Con un equipo formado de descartes de otras plantillas y jugadores en busca de segundas oportunidad (terceras si hablamos de Derrick Rose). Es un eufemismo decir que los Knicks no estaban en el radar de nadie la temporada anterior, cuando solo obtuvo 21 victorias y quedo en la posición 13 de su conferencia.

Surge la pregunta clara, ¿Quiénes son los responsables de que estos equipos dieran la campanada? Para saber porqué se transformaron en las gratas sorpresas, debemos analizar varios puntos, comenzando por sus banquillos, pasando por sus plantillas y terminando con lo sucedido en la cancha.

Los técnicos

Monty Williams y Tom Thibodeau transformaron a sus equipos en las gratas sorpresas

Monty Williams fue elegido como el mejor técnico de la temporada, no es por disfrutar de lo que hacían sus Suns desde el banquillo. Williams llegó a Phoenix hace dos campañas y recibió a un equipo que tenía marca de 19 y 63. Con este contexto en la mesa se hace aún más impresionante el 51-21 con el que cerraron la temporada regular. Dio energía y sabiduría a un equipo joven que tendía a desconcentrarse y a regalar partidos desde temprano; a su vez, Monty los dejó entre los 10 primeros en las clasificaciones tanto defensiva (6to lugar), como ofensiva (7mo en este apartado).

Tom Thibodeau hizo muy buen trabajo también, el “nunca estoy contento” del entrenador se puso a prueba con esta temporada de los New York Knicks. Un equipo plagado de jugadores jóvenes y que no tenían identidad alguna, ese mismo equipo quedó a 5 juegos de los Milwaukee Bucks en la clasificación de la Conferencia del Este. Thibodeau declaró al inicio de la zafra que buscaba transformar a los Knicks en un buen equipo, pero hizo entrever que no aspiraba a mucho.

Sus plantillas

Poco presupuesto, pero mucha calidad

Los Phoenix Suns tenían años acumulando jóvenes talentos para sus filas, no siempre dieron buenos resultados o mostraron potencial para triunfar; pero bajo el ojo crítico y los consejos de Monty Williams llegaron a identificar las piezas útiles para alcanzar sus objetivos. A esto se le suma la llegada de Chris Paul, prácticamente un técnico dentro de la cancha, y el veterano Jar Crowder para reforzar la defensa.

Devin Booker en ofensiva, DeAndre Ayton y Jae Crowder en la defensa fueron los pulmones del equipo, que con Chris Paul como corazón, acariciaron la cima de la conferencia. Química de equipo, con el pase siempre en mente y confianza en sus líderes tanto en el campo como en el banquillo; estas parecían las premisas que catapultaron a los de Arizona al puesto que merecidamente alcanzaron.

Con los New York Knicks necesitamos una lupa para identificar las adquisiciones, más allá de los pocos jugadores que llegaron (como Derrick Rose, Alec Burks o Nerlens Noel), el éxito de los Knicks se debe al desarrollo de sus jugadores. Thibodeau siguió apostando a su filosofía de defender y generar juego desde ese costado, cosa que los jóvenes del equipo asumieron como su forma de juego.

R.J. Barrett se proyectaba como la estrella de los Knicks para las próximas temporadas, pero el desarrollo de Julius Randle, el liderazgo de Taj Gibson y Derrick Rose se mostraron como las bases de la evolución newyorkina. La defensa primero y el ataque en consecuencia de la misma, con buenos tiradores en la plantilla y con jugadores de peso que podían imponerse en el poste cuando los tiros no entraban; plan más que sólido para Tom.

Factor X

Chris Paul y Julius Randle son los principales apuntados

Imposible no mencionar a “The Point God”, Chis Paul, que mueve a los equipos al éxito (pregúntenle a los Clippers o a los Rockets). Es la demostración de que un solo jugador puede impactar de manera asombrosa en el juego de un equipo sin verse involucrado en todas las jugadas. Paul supo aprovechar al máximo a Devin Booker, a DeAndre Ayton y a Jae Crowder en ofensiva; mientras que en defensa ayudaba a organizar a sus compañeros, ya sea, estando en cancha o desde el banquillo. Paul promedió 16.4 puntos por partido esta campaña, pero mantuvo su porcentaje de campo cerca del 50%, además de repartir 8.9 asistencias por encuentro.

Julius Randle es de esas sorpresas que todo técnico desea tener en una campaña, un jugador que fue traspasado por no cumplir expectativas en varios equipos y que finalmente empieza a mostrar de lo que es capaz. Todavía inmaduro, pero con la voluntad de sacrificarse por su equipo, con la capacidad de tomar protagonismo cuando el partido se lo exige. Randle necesita desarrollar su juego, su inconsistente toma de decisiones fue lo que no le permitió a los Knicks llegar más alto, aun así, gracias a él es que están donde están.

También puede leer: «NBA: Los exaltados al Salón de la Fama»


Like it? Share with your friends!

José Roberto Cepeda
Periodista deportivo y locutor venezolano, redactor de #NBA en Hispanic Sports Media.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *