La guerra cívil en el balompié ha comenzado, las grandes potencias del fútbol europeo desafían a los altos mandos con el propósito de adueñarse del máximo ingreso de la UEFA. Por primera vez en la historia, surge una oposición fuerte ante la FIFA y sus competiciones. La Superliga de las doce potencias son las siguientes: Chelsea, Manchester City, Liverpool, Manchester United, Arsenal, Tottenham, Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Inter de Milán, Juventus y Milán. Ya no es una planeación, es un hecho que estos multimillonarios clubes se harán de las suyas en una competencia de élite.

Super presidente

El proyecto lo encabeza el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, una mente maestra que ha regido por más de 17 años el club más importante de toda europa. Después de un año de gigantes pérdidas económicas, el fútbol presenció una vulnerabilidad inminente. Hubo poco apoyo por parte de la UEFA y FIFA, por lo cual estos equipos decidieron tomar cartas en el asunto y optaron por salvaguardar sus instituciones.

 Los equipos fundadores van a recibir 3.5 mil millones de euros solo por formar parte del torneo, 400 millones de euros a quien gane el torneo y no olvidemos la cereza en el pastel. Se tiene contemplado un contrato televisivo de 10 mil millones de euros con estos equipos. 

Autonomía

La palabra clave aquí es autonomía. Los clubes europeos están hartos de ser secundarios en estos eventos lucrativos, hay muchas deudas, hay mucha incertidumbre y quieren pisar terreno seguro. Se entiende perfectamente la situación a la que se dirigen, pero hay maneras más inteligentes de solucionar este problema. No puedes esperar que un torneo de 20 equipos (cantidad que se espera tener), resuelva esta crisis, es anti ético, anti establishment y anti fútbol. 

Los clubes que participan viven a la segura que siempre van a poder calificar y recibir la gallina de los huevos de oro todos los años. Rompes el esquema futbolístico y entra el económico. No por nada todas las barras de estos equipos están descontentas con el veredicto de sus clubes, y a estas instancias es muy complicado bajarse del barco en el que navegan. 

Los «salvadores» del fútbol

Por otro lado, la hipocresía de la UEFA junto con la FIFA es impresionante. Resulta ser que ellos son los buenos de la historia cuando en Qatar tienes a 6,500 trabajadores muertos a causa de este mundial de lujo. Ahora sí les importa el bienestar del fútbol, ¿qué curioso no? Cuando hay dinero de por medio salen atacando como si no hubiera mañana.

 En el comunicado de la UEFA: «Los clubes cómplices serán prohibidos de jugar en cualquier otra competición a nivel doméstico, europeo o mundial y los jugadores podrían ser negados de la oportunidad de representar a su equipo nacional». 

Palabras más, palabras menos, esto significa que los jugadores serán vetados de todas las competiciones de fútbol. Para terminar, la UEFA alista una demanda de 50 mil millones de euros a todos los equipos de la Superliga.

En esta historia no hay buenos, ni los integrantes de la Superliga, ni la UEFA son los salvadores del fútbol. Han manchado la pelota de la peor manera posible y los aficionados están hartos de que sigan abusando de este deporte. Todos salen perdiendo. Se avecinan unos meses de mucha turbulencia en el fútbol y sus organismos. Ya no hay límites, ya no hay reglas.


Like it? Share with your friends!

Alberto Carrillo
Alberto Carrillo Cortes es un estudiante de lic. en comunicación, actualmente reside en Monterrey, México, donde día a día se encuentra con la inquietud de plasmar las historias más relevantes del ámbito deportivo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *