La llegada del ala defensiva J.J. Watt a los Arizona Cardinals significa dos cosas: para la franquicia, la sensación de que llegó la última pieza que necesitaba su línea defensiva para competir por un lugar en los playoffs, y la segunda, la garantía de que la División Oeste de la Conferencia Nacional (NFC) se mantendrá como una de las más cerradas.

Los Cards quedaron terceros en su división con récord de 8-8, detrás de los campeones divisionales Seattle Seahawks (12-4) y Los Ángeles Rams (10-6). Seattle mantuvo a Russell Wilson, tentado para posibles trades, y los carneros tendrán en 2021 como mariscal de campo a Matthew Stafford, así que era necesario para Arizona reforzar su defensiva.

En 2020, Cardinals perdió sus dos juegos contra Los Ángeles y terminó 1-1 contra los Seahawks, y sus ocho derrotas en la campaña anterior fueron, en muy buena parte, por una defensiva carente de argumentos para detener ofensivas contendientes.

J.J. Watt se una al especialista en capturas Chandler Jones, el híbrido Isaiah Simmons, primera selección en 2020 que aún no alcanza su peak, el safetie Budda Baker, de lo mejor en la liga, y el esquinero Patrick Peterson. Nombres que conforman una defensiva que liderada por el coordinador coordinador defensivo Vance Joseph pueden enfrentar sin problemas dos veces a Seattle y Rams cada temporada

Con una sólida retaguardia y una ofensiva liderada por el QB Kyler Murray, quien jugará su tercer año en la NFL como uno de los mejores pasando y corriendo, apoyado por el estelar receptor DeAndre Hopkins —quien fue compañero de J.J. Watt en Houston Texans—, y el corredor Kenyan Drake, Arizona puede aspirar a la postemporada.

J.J. Watt

El acuerdo por J.J. Watt y su influencia en el equipo

Al reforzarse con Watt, el entrenador de los Cardinals, Kliff Kingsbury, tendrá una mayor presión para alcanzar los playoffs tras dos años en la organización.

Pero si el defensive end se mantiene sano, Kingsbury puede tener la seguridad de contar con un líder nato en su línea defensiva, que podrá impulsar y apoyar a sus compañeros en momentos importantes.

J.J. Watt se ha perdido en los últimos cinco años 32 partidos por lesiones, el equivalente a dos temporadas regulares. Sufrió una fractura de tibia, un desgarre de pectorales y un disco herniado en su columna vertebral. Con 31 años, es difícil saber si podrá mantenerse sano durante sus dos años de contrato.

Watt pasó de ser la cara de los Texans a la nueva figura defensiva de los Cardinals. Tres veces reconocido como Defensivo del Año, es un futuro miembro del Salón de la Fama, que tratará de ayudar a una franquicia que no es campeona de la NFL desde 1947, antes de la era Super Bowl.

También te puede interesar: Ben Roethlisberger vuelve con Pittsburgh en 2021


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *