Contra la considerada mejor ofensiva de la liga, contra la edad, contra las generaciones, contra el tiempo y las apuestas. Tom Brady lo hizo de nuevo y lideró a los Tampa Bay Buccaneers en la conquista del Super Bowl LV.

La noche de este domingo 7 de febrero, los Bucs en su feudo, el Raymond James Stadium, no solo vencieron a los Kansas City Chiefs para ganar su segundo trofeo Vince Lombardi, sino que además lo hicieron de forma aplastante, anulando a la ofensiva de Patrick Mahomes y triunfando con un contundente de 31-9.

Los 31 puntos de Tampa Bay se resumen en tres pases de anotación de Brady, dos de ellos para el ala cerrada Rob Gronkowski y otro para el receptor Antonio Brown. El corredor Leonard Fournette anotó otro touchdown por la vía terrestre y Ryan Succop anotó un gol de campo de 52 yardas.

Tom Brady ganó su séptimo anillo en la NFL, más que cualquiera de las 32 franquicias de la liga y pidiendo paso en el olimpo de los atletas más grandes de la historia. En su primer año con los Bucs, los llevó al campeonato, luego de ser agente libre tras 20 años con los New England Patriots y solo recibiendo ofertas de Los Ángeles Chargers y de Tampa Bay. Eligió Tampa, y con 43 años, agigantó su legado, ganando su quinto MVP en Super Bowl.

Brady lo hizo de nuevo con defensiva total

Los Chiefs solo sumaron puntos con tres goles de campo de su pateador Harrison Butker (3/3). Mahomes completó poco más del 50% de sus pases (26/49), fue interceptados en dos ocasiones y capturado en tres. El linebacker de los Bucs, Devin White, con 12 tacleadas y una de las intercepciones, fue el mejor del equipo en la defensiva.

Pero además del impecable trabajo defensivo de los Bucs, los castigos en contra de Kansas City fueron claves para la victoria de Tampa Bay.

La ofensiva de los Buccaneers consiguió seis primeros y 10 vía castigos de los Chiefs, todos en la primera mitad y el total es el mayor para un equipo en la historia del Super Bowl, según datos de Elias Sports Bureau. Las 95 yardas por castigo de los Chiefs en la primera mitad son el total más alto para un medio en la historia del Super Bowl.

Es cierto que Mahomes fue controlado por la defensiva rival, pero la responsabilidad de Kansas City para que Tampa Bay sumara yardas vía castigos fue crucial.

De esta forma, termina la temporada del fútbol americano profesional, marcada por el coronavirus COVID-19. La próxima cita del Super Bowl será para la edición LVI, pautada para el 6 d febrero de 2022 y que se disputará en el SoFi Stadium en Inglewood, California.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero - @guy_acurero
Periodista venezolano. Redactor de #NFL, #NBA y fútbol en Hispanic Sports Media. Antes en Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *