Desde 1936 solo se han visto nueve veces este tipo de noches. Un martes oscuro para la historia del béisbol, ningún jugador fue elegido para acompañar a los inmortales de Cooperstown. Para la Asociación de Escritores de Béisbol de América, nadie fue digno de entrar este año. Ardieron las redes sociales después de que el presidente del Salón de la Fama, Tim Mead, haya anunciado el veredicto final. Curt Schilling (71.1%), Barry Bonds (61.8%), Roger Clemens (61.6%), Scott Rolen (52.9%), Omar Vizquel (49.1%), Gary Sheffield (40.6%), Manny Ramirez (27%) y Sammy Sosa (17%) fueron unos de los nombres que se quedaron fuera de la elite. Para ingresar deben de tener un mínimo de 75%, que vendrían siendo 301 votos de los 401 disponibles.

Esteroides + MLB

Hay diferentes debates internos en el comité por justas razones, si no es evidente, los esteroides volvieron a ser tema de conversación para evitar la entrada de jugadores como Bonds, Clemens, Sosa y Sheffield. Aquí es donde surge la doble moral. Evidentemente el uso de esteroides anabólicos fue algo que cambió al béisbol de por vida, pero se rompieron récords, llegó una nueva fanaticada y el béisbol volvió a ser el famoso dicho de “America ‘s Pastime”. ¿Salvaron el béisbol? ¿Se puede contar la historia sin ellos? Difícilmente alguien tendrá la última palabra de estas dos preguntas, sin embargo, hay varias lagunas en la historia del béisbol.

Podemos empezar desde la exclusión de jugadores afroamericanos en las Grandes Ligas, o la Serie Mundial de 1919 que vendieron los Black Sox, bates con corcho, las famosas “spitballs”, resina de pino, robo de señas etc… Pudiera irme una cuartilla nombrando uno por uno todos los escándalos de esta grandiosa liga. El béisbol ha vivido de esto durante años. Estar al borde de lo ilegal es lo único que han sabido hacer, reprochar jugadores de los 90 ́s y no hacerlo con los que ya están dentro de Cooperstown suena un poco paradójico.

Por otro lado, el libro de récords no volverá a redactarse. Quieran o no, ya son parte de la historia y los aficionados jamas olvidaran su nombre. No estoy diciendo que hicieron lo correcto, pero es frustrante que usen el nombre de ellos como ejemplo cuando bien saben que detrás del telón hay cientos como Bonds y compañía. Si vamos a limpiar el historial hay que arrancar la raíz, no solo las hojas. Todo o nada, así de fácil.

Caso: Schilling

Finalmente quería concluir con el hombre de la hora, Curt Schilling. Este es un punto y aparte de todos los demás. Lo de Schilling es personal, los periodistas que enfrentó durante su carrera han hecho que sufra en su penúltima oportunidad de elección. Nunca fue acusado de usar esteroides o algun tipo de suplemento, no obstante, es castigado como si le fueran a decir el último día de su pena de muerte que es perdonado despues de 9 años. Ilógico e imprudente por parte de los votantes y de quienes dejaron sus boletas en blanco (14, la mayor cantidad en la historia). Se quedó a 16 votos, escucharon bien, ¡16 !

A lo acontecido, Schilling no se quedó callado y publicó lo siguiente:

«No participaré en el último año de la votación. Solicito que me eliminen de la boleta electoral. Lo someteré al comité de veteranos y a los hombres cuyas opiniones realmente importan y que están en condiciones de juzgar a un jugador».

Es realmente alarmante ver lo que está pasando con el béisbol, hay una vieja guardia que cree en una pureza inexistente. Nadie es digno, y nadie lo será ante sus ojos.


Like it? Share with your friends!

Alberto Carrillo
Alberto Carrillo Cortes es un estudiante de lic. en comunicación, actualmente reside en Monterrey, México, donde día a día se encuentra con la inquietud de plasmar las historias más relevantes del ámbito deportivo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *