Finalmente vemos el debut del nuevo “monstruo de tres cabezas” de la NBA, Brooklyn Nets, pero sorprendentemente, caen derrotados ante el joven equipo de Cleveland Cavaliers. Mucha acción para analizar, conductas que prometen, espectáculo para los fanáticos y al mismo tiempo; queda en evidencia el trabajo pendiente para el técnico Steve Nash. Lo bueno y lo malo de este equipo en un solo encuentro.

Más allá del resultado, los Nets hicieron lo que se espera de ellos, jugaron a lo suyo y se vieron superados por un equipo inspirado. Cavaliers jugó, sin duda alguna, su mejor partido hasta ahora en la temporada. Steve Nash declaró previo al encuentro que había mucho trabajo por hacer, aun así, pudimos ver los “trailers” de lo que se puede convertir en un súper equipo.

Es muy pronto para saber lo que los Brooklyn Nets pueden hacer, pero este primer partido que contó con dos tiempos extras, deja mucho para analizar. Las estadísticas son engañosas, sobre todo por el hecho de que gozaron de 10 minutos extras de juego; de todas formas, el camino a seguir quedo claro para los “SuperNets”.

Estadísticamente hablando, este encuentro nos deja números para soñar con lo que se viene. El nuevo trio de estrellas sumó en total 96 puntos (38 puntos para Durant, 37 para Irving y 21 para Harden); Si bien es cierto que es una cantidad enorme de puntos para solo 3 jugadores, la estadística a tomar en cuenta es la siguiente: anotaron el 49.2% de tiros de campo. Simplemente sorprendente tomando en cuenta que hablamos de jugadores que basan su juego en tiros de media y larga distancia.

Durant, Harden e Irving ya disfrutan de minutos juntos
¿Fue bueno o malo el debut de este trio?

Ahora hablemos del juego, lo que dejó este partido para destacar más allá de los números y pensando en el futuro.

La ofensiva de los Brooklyn Nets

Conocemos a los tres grandes de este equipo, James Harden siempre ha mostrado su capacidad como armador de juego, tanto en Oklahoma como en Houston, es por eso que no sorprende que tome el rol de armador. Esto libera a Kyrie Irving ofensivamente hablando, puede concentrarse en anotar, siempre estando atento para apoyar a Harden al momento de llevar el balón.

Lo que deja a Kevin Durant con una sola responsabilidad, anotar puntos de la forma que le plazca. No tiene necesidad de bajar el balón o de organizar a sus compañeros, Durant solo necesita tener la vista en el aro, ya que Harden e Irving pueden encargarse del resto. Si este “Big Three” logra engranar de la forma que se espera, estaríamos en presencia del próximo campeón de la Conferencia del Este.

Como equipo, la tendencia de los Nets es buscar el triple y mantener un ritmo elevado, en el ida y vuelta es cuando Irving y Durant pueden hacer mayor daño. Harden es la clave cuando Brooklyn no puede correr, su inteligencia desacomoda a la defensa rival y libera compañeros en el proceso (repartió 38 asistencias en sus 3 primeros encuentros con su nuevo equipo). Además, contar con tres estrellas es suficiente para que cualquier equipo dude al momento de doble marcar a alguien.

Brooklyn Nets a la hora de defender

Aquí es donde empieza lo difícil para Steve Nash, sabemos que Mike D’Antoni (asistente en Brooklyn) es un técnico ofensivo y se nota su influencia en el armado del equipo, en general, los Brooklyn Nets no defienden bien. Es un eufemismo decir que Kyrie Irving y James Harden no son los mejores defensores en el perímetro, siendo Jeff Green el único que puede defender decentemente la tercera dimensión.

Al mismo tiempo, no se puede menospreciar la capacidad defensiva que este equipo tiene en el poste bajo. DeAndre Jordan es uno de los jugadores más intimidantes en la pintura y Kevin Durant mejoró en este apartado a lo largo de su carrera; pero el que pocos toman en cuenta es James Harden, si bien es cierto que deja vacíos en el perímetro, la barba es uno de los perimetrales que mejor se desempeña a la hora de robar balones en el poste.

La banca no es tan “súper”

Siendo un equipo que busca liberar a sus perimetrales y tomar triples, no es de extrañar que la banca se especialice en lo mismo. Tener a Joe Harris y a Landry Shamet da a los Nets dos tripleros extras para agregar a la rotación, pero sin Spencer Dinwiddle (ausente por lesión), no existen otras opciones ofensivas viniendo desde el banquillo. En la pintura queda la mayor interrogante de Brooklyn Nets, ¿podrá Nicolas Claxton darle el descanso necesario a Jordan?

Durant es el líder y tendrá poco tiempo para descansar
Poco descanso tendrá el tridente de los Nets

Existen otro nombre a tomar en cuenta en la banca, no por sus aportes actuales sino por su potencial, Timothe Luwawu-Cabarrot. Joven promesa que muestra capacidades defensivas, junto a Landry Shamet, los únicos jugadores que pueden aportar defensa fuera del once titular.

El small-ball de los Nets

Los dos tiempos extras de este encuentro frente a los Cavaliers dejaron clara la idea que Steve Nash quiere plasmar en la cancha para momentos apremiantes. Hablamos de un estilo propio de “small-ball” con Kevin Durant defendiendo la pintura, con Irving, Harden y Joe Harris en el perímetro, completando el cuadro con Jeff Green. No es novedoso, pero si es temible ofensivamente hablando, otra idea más que Nash saca del libro de D’Antoni.

Esta es la respuesta más idónea si se toma en cuenta la ausencia de jugadores internos en la plantilla neoyorquina. DeAndre Jordan no puede jugar todos los minutos y el novato Claxton todavía no se gana la confianza del staff técnico. A su vez, permite al equipo de Nets hacer lo que hace mejor, correr la cancha y lanzar triples.

También puedes leer: Harden provoca un megacambio que lo lleva a Brooklyn: los detalles


Like it? Share with your friends!

José Roberto Cepeda
Periodista deportivo y locutor venezolano, redactor de #NBA en Hispanic Sports Media.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *