Pasaron los primeros 26 días de 2020 para que los pronósticos sobre el nuevo año, que ahora es el viejo, fueran trágicos. El 26 de enero, Kobe Bryant fallece en un accidente de helicóptero, acompañado por su hija Gianna y otras siete personas.

Fue un auténtico golpe emocional y psicológico, provocado por la inesperada pérdida del ídolo de Los Ángeles Lakers a sus 41 años, quien murió 25 días después que David Stern, el histórico comisionado de la NBA quien a causa de una hemorragia cerebral falleció el 1 de enero.

Desde ese momento, el mundo empezaba a llorar la muerte de Bryant y de otros seres queridos, sometidos por el mortal coronavirus COVID-19, que se intensificó en cuanto víctimas desde febrero.

Mientras tratábamos de readaptarnos a una normalidad hipotética, con el virus en las calles al acecho, el descontrol social y la irresponsabilidad de algunos que provocaron un rebrote en diferentes países, y mientras los profesionales de salud se enfocaban en finalizar las primeras vacunas contra el coronavirus, otra leyenda se marchaba a otro plano: Diego Armando Maradona.

El Diez murió por la denominada muerte súbita. Venía regateando desde la mitad de la cancha con una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada, que le generó en un edema pulmonar. La gambeta terminó el 25 de noviembre, casi un mes después de cumplir 60 años.

Bryant

El campeón del mundo con Italia, Paolo Rossi, el maestro Alejandro Sabella, Tomás ‘Trinche’ Carlovich, el ex jugador y periodista Michael Robinson, Stirling Moss, Amadeo Carrizo, Harry Greg, Papa Bouba Diop, Rocky Johnson, Lorenzo Sanz, entre otros, fueron algunas de las figuras del deporte que lamentablemente también murieron este año.

Año para el olvido

Como Kobe Bryant y Maradona en el deporte, muchos otros tuvieron que marcharse pronto, ya sea a causa del coronavirus o por otros motivos naturales. En el cine, el inolvidable James Bond, Sean Connery, Chadwick Boseman y el primer Darth Vader, David Prowse; en la música Pau Donés y el maestro Armando Manzanero; y hasta el creador de Mafalda, Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino. Ellos y muchos más, entre personalidades y ciudadanos comunes dijeron adiós en 2020.

El 2020 es un año para el olvido. Muchos creen que no debería contar. Algunos, con un poco de humor, dicen que en realidad no cumplieron años este año. Encerrados en casa, sobreviviendo al coronavirus o viendo como familiares, amigos, conocidos y otros no lo superaban. Fue un año que nos hizo más fuertes a todos, que nos rompió el corazón, sí, pero que nos hizo valorar cada momento, respetar más a las personas y agradecer, en el deporte, ver las hazañas de los atletas más importantes del mundo, y en la vida, a atesorar cada abrazo.

Ojalá el 2021 sea mejor. Que vuelva el hincha a la cancha, que se extingan las burbujas y que el curso de la vida continúe sin pandemias, sin crisis sociales. Que nadie se vaya. Que nadie perezca.

 



Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *