Escenarios problemáticos, resultados negativos y polémicas, así se resume el año sumamente difícil que se vivió en el Barcelona. 

Durante todo el periodo anual 2020, el Barça contó con pocos momentos de ilusión y alegría para la institución y sus fanáticos, uno de ellos fue la estadía de Leo Messi, o la dimisión de Josep Maria Bartomeu y su directiva, descrito como un instante de extrema felicidad según los culés.

Cambio de aires

Comenzando el año, Ernesto Valverde fue destituido como entrenador del club, tras una derrota ante el Atlético de Madrid en la semifinal de la Supercopa de España. Para muchos fue una decisión tardía, ya que se mantuvo en el cargo después de las históricas eliminaciones en Champions League ante la Roma y el Liverpool.

Aun así, Valverde dejaba al Barcelona, líder de grupo en Champions y líder de La Liga, solo por diferencia de gol ya que se encontraban empatados en puntos con su eterno rival, el Real Madrid.

En búsqueda de un sustituto, Quique Setién fue elegido para comandar el barco culé hasta junio de 2022, procedente del Real Betis. El oriundo de Santander, llegaba para tratar de enderezar la situación deportiva irregular que se vivía hasta ese momento.

Barcelona y su crisis
Josep Maria Bartomeu, Quique Setién y Eric Abidal.

«Ganar todo lo que se pueda ganar. Este club no tiene otro camino que mejorarse a sí mismo cada año y tratar de conseguir los máximos títulos posibles además de jugar bien. El mejor camino para la victoria es jugar bien. Hay que mantenerlo en el tiempo».

Quique Setién.

Comentaba Setién en su primera rueda de prensa, algo que definitivamente no sucedió.

Barçagate

Repasemos una controversia que pasó por debajo de la mesa en el mes de Febrero.

El club catalán, se encontró en el centro del escándalo con su presidente de ese entonces, Josep Maria Bartomeu en el ojo del huracán. Luego de que el programa radial ‘Què t’hi jugues’ de la Cadena SER Catalunya revelara que ‘I3 Ventures’, una empresa consultora de Big Data contratada por la entidad blaugrana, habría atacado a través de diferentes cuentas en las redes sociales a jugadores y entorno del mismo, directa o indirectamente relacionados.

El más señalado era Bartomeu, a quien se le acusó de contratar a dicha empresa para difamar y distorsionar la imagen de futbolistas actuales como, Leo Messi y Gerard Piqué, ex-jugadores y ex-dirigentes como Xavi Hernández, Carles Puyol, Pep Guardiola y Joan Laporta. Por otro lado, las mismas cuentas creaban estados de opinión favorables a Bartomeu y su junta directiva.

Barcelona y su crisis

El Barcelona, a través de un comunicado negó la información expuesta. Posteriormente, ‘El Laguero’ de SER, publicó un documento de 36 páginas con información y datos, donde se demostró el vínculo de ‘I3 Ventures’ con las seis cuentas no oficiales que erosionaron la imagen de jugadores, exjugadores y exdirigentes del club azulgrana.

“A mí la verdad me pareció un tema raro”

Comentó Leo Messi.

También puedes leer: Todo lo que necesitas saber sobre el barcagate

COVID-19

El tema del «Barçagate» pasó a segundo plano por el contexto mundial con el COVID-19, aunque surgieron declaraciones del ex-vicepresidente Emili Rousand, a través la emisora ‘Rac 1’, denunciando que en el FC Barcelona existían casos de corrupción.

«Creo que alguien ha metido mano en la caja. Pagas un millón de euros por un trabajo que tiene un coste de mercado de 100 mil. Blanco y en botella… ¿Quién ha sido? En absoluto es alguien de la junta, no sé quién ha sido, pero se puede sospechar…» 

Declaró Rousand.

A mediados de marzo, el Barça comunicó que no disponía del dinero necesario para pagar las nóminas de los jugadores debido a la carencia de ingresos por la pandemia del COVID-19, por lo cual se pidió una rebaja salarial del 70% en la plantilla, asimismo, en los trabajadores del club de diferentes departamentos, accediendo todos por igual a la reducción económica.

Los jugadores emitieron un comunicado a través de las redes sociales, aceptando dicha medida, asimismo, comunicando su aporte y ayuda para cada uno de los empleados azulgranas, quienes claramente vivían como todos en una compleja situación.

Irregularidad deportiva en el Barcelona

Los primeros dos meses de Quique Setién en el Barça, no fueron desventajosos. El club sumó ocho victorias, un empate y tres derrotas, antes del parón por la pandemia del COVID-19. De esta forma, se despidieron de las canchas momentaneamente: siendo líderes absolutos de La Liga con dos puntos de ventaja sobre el Madrid, aunque sin deslumbrar en cuanto al juego.

Luego de tres meses de ausencia por el confinamiento, el Barcelona volvía a un terreno de juego silencioso, sin público que lo alentara. Los resultados no fueron los deseados. Era un escenario desastroso.

Pérdida de puntos, tropiezos y un ambiente negativo, hizo que el club se quedara sin el título liguero, dejando escapar nueve puntos con tres empates y una derrota, mientras su eterno rival consiguió una racha de diez victorias consecutivas para quedarse con La Liga.

Tras el fracaso en Liga, solo quedaba la ilusión de Champions, derrotando al Napoli 3-1 en el Camp Nou. El siguiente rival sería el todopoderoso Bayern Múnich, el cual venía de anotarle cuatro goles al Chelsea de Frank Lampard.

Firma de un año desastroso

Llegó la noche del 14 de agosto y con ella el Bayern Múnich en Lisboa. En esta oportunidad, por los cuartos de la Champions League y a un sólo partido, lo cual significaba que dos victorias te clasificaban a una hipotética final.

El sueño de Champions quedó en sólo una ilusión. El FC Barcelona fue humillado con un 8-2 en el marcador. Se notó un equipo destruido, desentendido y roto. Una situación que iba más allá del entrenador.

Los fantasmas de Roma y Liverpool aparecían en esa noche tan fría, donde se vio reflejada una vez más la carencia de toma de decisiones deportivas efectivas, claramente desde la dirigencia culé. Era una imagen deprimente.

Barcelona cae ante el Bayern
Bayern Múnich 8-2 FCBarcelona

El Barcelona firmó una temporada sin títulos, la primera desde 2007, lo cual provocó la destitución de Quique Setién como entrenador, aunque sin duda, no fue el mayor culpable.

El famoso “Burofax” de Messi

Tan sólo una semana después de la tercera y máxima humillación consecutiva del Barça en Europa, Leo Messi solicitó su salida inmediata del club, a través de un Burofax.

Otro drama llegaba, causando desespero en los aficionados, quienes veían como el mejor jugador de la historia del club, se marchaba dejando un vacío.

Leo Messi.

El astro argentino, no logró liberarse de la directiva de Josep Maria Bartomeu, quienes fueron los máximos responsables, como lo indicó el propio ’10’ en su entrevista con ‘Goal’: “No hay proyecto, no hay nada. Se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas”.

Bartomeu se mantuvo firme negando su posibilidad de salida, se sostuvo en que la cláusula que le permitía irse había caducado en junio, y consiguió retener al argentino en el club, en contra de su voluntad…

Tercer entrenador del año

La leyenda del club, quien le entregó su primera Copa de Europa con el “Dream Team”, Ronald Koeman, se convirtió en el tercer entrenador del Barcelona en 2020.

Presentación de Ronald Koeman.

Koeman, firmó por dos temporadas, hasta junio de 2022. Se desvinculó de la selección de Países Bajos, para llegar a un escenario de ensueño para sí mismo, aunque la realidad era sumamente distinta. Se encontró con un ambiente lleno de polémicas y problemas de vestuario.

Comenzando con la supuesta «limpieza» que se haría en el plantel, donde sólo cuatro jugadores presentes en la noche del terrorífico 8-2, dijeron adiós al conjunto azulgrana.

Un Barcelona sin ganancias ni fichajes

La terrible gestión deportiva, relució más que nunca en el mercado de fichajes en este verano de 2020. El club azulgrana no contaba, económicamente hablando, con el dinero necesario para fichar a grandes figuras, aunque es cierto que con algunos traspasos se pudo haber recolectado más dinero de la cuenta.

La despedida de Luis Suárez al Atlético de Madrid, tan solo otorgó a la entidad blaugrana seis millones de euros, pero en variables. Básicamente, entregando al ‘Pistolero’ de manera gratuita.

Presentación de Luis Suárez en el Wanda Metropolitano.

No obstante, la dirigencia deportiva no encontró un recambio en la delantera. Memphis Depay, sonó hasta el último instante del mercado, pero para lograr su llegada, el club debía liberarse de un jugador. Ousmane Dembelé era el candidato idóneo, pero el francés se negó a esta posibilidad.

Asimismo, con las salidas de Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Rafinha, el Barcelona tan solo ingresó una cantidad de 1,5 millones de euros fijos y 19 millones en variables. La intención del club catalán, fue liberarse del 15% de la masa salarial, con unos 58,8 millones, según el diario ‘El País’.

Tan solo la llegada del estadounidense Sergiño Dest, el canario Pedri y el portugués Trincao, fueron las incorporaciones del conjunto culé, quienes han respondido de manera fantástica.

Moción de censura

En vista del futuro oscuro en Can Barça, ciertos precandidatos como Victor Font y Jordi Farré crearon una plataforma llamada ‘Mes Que Una Moció‘, en búsqueda de la destitución de Josep Maria Bartomeu y su junta directiva, a través de una «Moción de Censura».

Se requerían como mínimo 16.520 firmas por parte de los socios azulgranas, para seguir adelante con ella. Se veía un escenario complejo por la pandemia del COVID-19. Aún así, el objetivo se cumplió.

Un total de 19.380 firmas válidas, forzaron a Bartomeu a dimitir de su cargo, antes de convocar a un referendúm y que los propios socios decidieran su futuro.

El adiós de una directiva nefasta

El éxito deportivo nace desde una organización y dirigencia adecuada, centrada y organizada, algo que claramente no existió ni este año ni los últimos con la directiva de Josep Maria Bartomeu.

El catalán tomó las riendas de la presidencia interina en enero de 2014, tras la renuncia de Sandro Rosell debido a la situación judicial del club en ese entonces. Posteriormente en julio de 2015, Bartomeu fue electo para administrar al conjunto culé desde el máximo cargo gerencial tras conseguir el triplete durante la era de Luis Enrique como técnico.

Josep Maria Bartomeu, y miembros de la ex junta directiva.

En los últimos años, se vio reflejada a través de decepciones deportivas, cada una de las decisiones incorrectas que realizó la anterior junta directiva. La dirigencia de Bartomeu, mantuvo una crisis institucional, dejando múltiples problemas económicos y gerenciales, hasta llegar a una crisis deportiva que tocó fondo.

Los resultados deportivos, más la polémica con Leo Messi, fueron los escenarios que rectificaron la urgencia de un cambio institucional.

La Moción de Censura, fue la presión más grande para Bartomeu, a través de los resultados conseguidos (19.380 firmas válidas) por la junta promotora de la moción.

También puedes leer: El hundimiento de Josep Maria Bartomeu

Elecciones presidenciales

Tras la finalización del mandato de Bartomeu, la Junta Gestora convocó a elecciones presidenciales el próximo 24 de enero de 2021.

Los precandidatos cuentan con un plazo hasta el 11 de enero para lograr las 2.257 firmas y confirmar su candidatura de cara a las elecciones.

¿Quienes son los precandidatos?

Joan Laporta, viejo conocido de la casa, quien fuese presidente en la época dorada de títulos y dominio en España y Europa. Víctor Font y Toni Freixa, promotores de la Moción de Censura,  Vilajoana, Farré, Rousaud, Benedito y Fernández Alá.

Escenario actual del Barcelona

El conjunto culé se encuentra quinto en La Liga con un partido menos, y a ocho puntos del líder, el Atlético de Madrid de Diego Simeone. El conjunto de Koeman tuvo el peor arranque liguero de los últimos años, con cuatro derrotas y tres empates.

En el escenario europeo, los azulgranas se medirán ante el PSG por los Octavos de Final de la UEFA Champions League, tras perder el liderato del grupo ante la Juventus, perdiendo 3-0 en casa.

Koeman aún no encuentra la solidez en el juego, ni una regularidad en resultados positivos que permita a la plantilla recuperar la confianza. Queda mucho camino por recorrer, sin embargo, las jóvenes promesas Pedri, Dest, y Ansu Fati (antes de su lesión), traen una luz de esperanza de cara al futuro.

También puedes leer: Barcelona frente al abismo: sus jugadores no cobrarán en enero


Like it? Share with your friends!

Isbelia Fernández
Estudiante de Comunicación Social (Mención Audiovisual). Colaboradora para Hispanic Sports Media. Amante del Deporte. Encuentrame en Instagram como, @Byisbefernandez.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *