Sus pies formaban la melodía más hermosa que puedes escuchar, su corazón era como el de un tigre feroz y su cerebro fue hecho para descifrar los secretos del fútbol. Maradona lidio contra injusticias que solo la vida puede poner en el camino. Al nacer en Villa Fiorito, uno de los barrios más pobres de la Argentina, su felicidad se trasladó al fútbol. Su mejor amigo era el balón y hasta el balón lo sabía. Para muchos fue el mejor de la historia, para otros fue un simple futbolista. Lo que no podemos borrar es un partido en especial, aquí es donde la gente amó o odio a Maradona. Mundial de México 86, cuartos final, Argentina vs Inglaterra. Eterno será.

Las Malvinas

A cuatro años de la Guerra de las Malvinas, Argentina perdió a cientos de combatientes a causa de una guerra innecesaria. Los ingleses comandados por Gary Lineker no mostraban simpatía por los argentinos después de lo que pasó. Ambos equipos sabían que no habría piedad, era la continuación de una guerra. El Estadio Azteca iba a definir al verdadero triunfante y Diego, estaba listo para demostrarle al mundo sus habilidades. No podemos menospreciar el equipo que conformaba Argentina (Pumpido, Ruggeri, Burruchaga, Valdano), pero todos veían a los ingleses en la final. Justamente eso hace que fuera de gran importancia, la expectativa de un partido que marcó a toda una generación. 

Maradona vs Inglaterra

114 mil espectadores gritaban por ver a ambas naciones salir al campo, sin saludarse, sin guiñar ni un ojo, los argentinos e ingleses escriben historia en noventa minutos. Los primeros 45 minutos fueron calculados cuidadosamente, nadie quería arriesgar, solo hubieron choques fuertes entre ambas escuadras. Al inicio del segundo tiempo, Argentina se vio diferente gracias al planteamiento de Bilardo. Había un mejor control de balón y gracias a un error de la defensa inglesa, surge “la mano de dios”. 

El mediocampista Steve Hodge intentó dar un pase hacia el portero Shilton sin ver que Maradona iba a toda velocidad, un pase mal colocado hizo que Maradona le pegara con la mano sin que los árbitros vieran. Por un instante los ingleses pensaron que Bogdan Dotchev marcaria mano de Maradona, hasta que el árbitro central señaló gol de argentina en el minuto 51. Con una ilusión dentro del pecho de los argentinos, sabían que tenían que aprovechar la desconcentración de los ingleses. Al minuto 55 Maradona toma la bola desde atrás del medio campo y comienza a burlarse a toda la escuadra inglesa como si fueran pinos. Primero Reid, luego Butcher, después Fenwick y por último, el portero Shilton. Una cantidad de regates, cambios de velocidad e inteligencia definieron el gol del siglo. Maradona ocasionó que temblara el estadio Azteca al marcar un golazo espectacular.

El partido continuó muy cerrado, Inglaterra empezó a tomar la delantera al atacar por las bandas. Aparte, un cambio oportuno en el minuto 74 por parte de los ingleses, efectuó un gol al minuto 81 gracias al cambio de Gary Stevens por John Barnes. Un nombre que jamás olvidará la defensa argentina. Los últimos minutos fueron sufridos y la defensa albiceleste sacó la casta para avanzar a la siguiente fase.

Legado de Maradona

El día de hoy recordamos a Maradona. Lo recordamos por su tremenda actuación en el mundial del 86, por su partido ante los ingleses, por la mano de dios, por el gol del siglo. Lo recordamos como un adelantado a nuestra época. Ningún futbolista ha dado más titulares que él, ninguna persona ha sido tan controversial como él y jamás habrá un futbolista como él. Eterno serás Diego, gracias por amar a la pelota.


Like it? Share with your friends!

Alberto Carrillo
Alberto Carrillo Cortes es un estudiante de lic. en comunicación, actualmente reside en Monterrey, México, donde día a día se encuentra con la inquietud de plasmar las historias más relevantes del ámbito deportivo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *