El veterano Tejano, Jimmy Butler, ha vivido una película de altibajos, durante su carrera. Actualmente se encuentra sobre lo mas alto de la cima, siendo la figura estrella de su equipo en una Final de la NBA. El destino lo llevó ha cumplir su gran deseo, el que tanto anhelaba, en un lugar sumamente curioso, donde los sueños se hacen realidad, Walt Disney World.

Todo tiene un comienzo, por esto repasemos la trayectoria de Jimmy y su influencia tan gratificante para el equipo de Florida. Viajemos en el tiempo hacia aquella noche del draft 2011, un chico seleccionado en la trigésima posición, arribó a la liga mas prestigiosa del baloncesto, elegido por una franquicia histórica, los gran Chicago Bulls. Llegaba con una mentalidad inquebrantable. Ese carácter ganador desarrollado a la fuerza. Tras haber vivido, una brusca situación en la juventud. Su madre lo echó del hogar con tan solo trece años de edad. Días de incertidumbre, en búsqueda de un espacio, hasta que consiguió una familia del instituto, quienes lo acurrucaron como uno mas del núcleo familiar. Todo lo que sufrió de niño, esa inestabilidad que había tenido, la equilibró con disciplina y fortaleza mental.

 «Es un tipo que encaja realmente con nosotros… El tipo de carácter que tiene, creo que encajará en nuestro vestuario y con el cultura que estamos creando».

Declaraba sobre Jimmy, Gar Forman, Ex Gerente General de los Bulls, en el Draft del 2011.

Butler se caracteriza por ese espíritu de superación, esa forma de ganarle a la adversidad y crecer superando cada obstáculo presentado en su vida, es por esto que, se encuentra en un escenario tan prodigio. Su vivencia en los Bulls, marcó una etapa de su carrera. Un jugador vencedor, completo, capaz de anotar desde cualquier ángulo y que al final, tuvo una progresión increíble. Supero récords de Michael Jordan impensables, como aquella noche del 2016 frente a los Raptors, donde Jimmy anotó 40 puntos en una segunda mitad, superando los 39 anotados por Jordan en 1988, frente a los Milwaukee Bucks.

Podrías leer: http://www.hsmamerica.com/2020/09/29/erik-spoelstra/

Sin embargo, todo tiene su final, Butler se despidió de los Bulls con un sabor amargo, junto conversaciones adelantadas por la dirigencia. “¿Que si estoy decepcionado? Nunca. Sabía que esto iba a pasar. No voy a decir que no era así”, comentó después de ser traspasado a los Minnesota Timberwolves, en el diario The Chicago Tribune.

Un nuevo capítulo

A partir de allí, comenzaría una nueva búsqueda de aires frescos y objetivos propuestos. Minnesota Timberwolves, sería el elegido. Un viejo amigo lo esperaría, Tom Thibodeau, su mentor de Chicago.

Tom Thibodeau y Jimmy Butler.

Aunque esa vieja concordia de Chicago, no se repetiría. Mas allá de haber ayudado al equipo en su avance a los Playoffs tras 14 años sin conocer dicha instancia, Jimmy no se sentía a gusto con el ambiente del vestuario y pidió su traspaso. Philadelphia 76ers, seria su próximo destino. Un fichaje ilusionante. En tan solo 55 partidos demostró su poderío con 18,2 puntos por partido. La franquicia se posicionó tercera del Este y enfrentó a los Raptors en unas Semifinales de infarto, Jimmy Butler fue el pilar fundamental para forzar aquel juego siete, donde un tal Kawhi Leonard lo privó de vivir sus primeras finales.

J.J Redick, Tobias Harris y Jimmy Butler, en las Semifinales del 2018.

Una fecha de caducidad terminaría el paso de Jimmy por los 76ers, el cual terminó siendo abrumador. El Tejano, encontró en su camino escenarios dignos, y de igual forma conflictivos, un ejemplo claro, fue su salida de los 76ers. Butler tuvo problemas de química, de entendimiento en ambos conjuntos, reflejado en solo haber estado una campaña. No consiguió ese espacio cómodo y estuvo fue en lugares llenos de tensión. Nunca encajó, se le criticó por su personalidad, sus atrevimientos y se decía que no podía ser líder en ningún lugar. Sus salidas se asociaban con caos, negatividad e irregularidad, para la audiencia. Era señalado como tóxico. Al final estuvo en búsqueda de un rumbo diferente nuevamente, así se describió el verano del 2019, para el 22.

Florida, el destino perfecto

Se decía que, Butler iría a un equipo sin aspiraciones, aunque para el fue finalmente ese lugar acogedor que anhelaba. La franquicia de Florida se acopló a sus deseos, a sus requerimientos, a su cultura ganadora. Se sentía la química. Apartó los egos, encendió su talento y profesionalismo. Permitió que sus compañeros tomaran la batuta en momentos requeridos, demostrando ese profesionalismo, jóvenes como, Abedayo y Herro son apadrinados por el veterano, quienes han evolucionado de su mano y convertidos en piezas fundamentales del equipo.

Podrías leer: http://www.hsmamerica.com/2020/09/30/heat-vs-lakers-una-final-encantada-en-la-burbuja-de-disney/

Encajo a la perfección. Esa exigencia consigo mismo que chocaba en otros planteles, Miami resultó ser un plus como líder. Un jugador al estilo Miami, con cualidades de confianza y responsabilidad. Pat Riley y Erik Spoelstra, insistieron por el, y brindó muchísimos frutos a la franquicia. Creó un ambiente ameno en el vestuario, mientras lo nombraban como «rompe planteles» en años anteriores, se convirtió en la cabecilla del grupo, promediando 20,7 puntos, 5,7 rebotes y 4,5 asistencias en estos Playoffs. Condujo al equipo a su primera final desde hace seis años. Pat Riley lo elogió al clasificarse para las Finales. «El armó todo esto. Sabia lo que estaba haciendo. Creyó en todo desde el primer día. Y cuando tienes algo así, tienes algo especial» – Pat Riley, acerca el rol protagónico de Butler.

«Cuando estaba en otros lugares, lo golpearon por decir que era disruptivo con sus otros compañeros de equipo, pero lo pusiste alrededor de algunos tipos que realmente quieren ponerse a trabajar, ¿qué hizo para ellos? Él mejoró su nivel de juego, ¿verdad? «

Andre Iguodala, refiriéndose a las criticas reflejadas en Jimmy en sus controversiales circunstancias.
Jimmy tras consagrarse Campeón del Este.

Fundamentó un equipo inesperado pero explosivo, en la búsqueda por su cuarto anillo, desde un balance 12-3, derrotando al vigente campeón, Toronto Raptors y el mejor equipo del Este por su primera posición, Milwaukee Bucks, indiscutiblemente quienes eran los gran favoritos a lograr el anillo. Llega a un escenario glorioso, tan solo cuatro encuentros para alcanzar el tan deseado trofeo Larry O’Brien. El All-Star, tiene claro una cosa… debe vencer al El Rey, LeBron James, tendrán que «Jugar perfecto», comentó en la burbuja. Asimismo expresó, «Ha sido así desde hace mucho tiempo. Si quieres ganar en la NBA, tienes que pasar por encima de un equipo liderado por LeBron James». De ganar esta batalla, se posicionaría como un grande, siendo el símbolo que tanto requería Miami Heat.


Like it? Share with your friends!

Isbelia Fernández
Estudiante de Comunicación Social (Mención Audiovisual). Colaboradora para Hispanic Sports Media. Amante del Deporte. Encuentrame en Instagram como, @Byisbefernandez.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *