La temporada 2020 de los Yankees no ha ido tal y como ellos lo esperaban. Con varias lesiones, el equipo ha tenido muchos problemas para mantener un rendimiento alto. Será difícil que terminen como campeones divisionales, pero para lograrlo deberán tener un cierre de temporada regular casi perfecto.

Las lesiones

Aaron Judge ha sido de las pérdidas más importantes de los Yankees en la temporada.

Con una temporada tan caótica como lo ha sido la de 2020, muchos de los peloteros no tuvieron tiempo para una preparación física adecuada. Lamentablemente, fueron varios los equipos en MLB que han perdido a jugadores claves para la temporada, en los Yankees esto no fue la excepción.

La primera mala noticia para Nueva York fue la lesión del abridor Masahiro Tanaka, quien recibió un pelotazo de un compañero en un partido de preparación. El pitcher no pudo empezar la temporada en la rotación. Aaron Boone, manager del equipo, tenía problemas, ya que tampoco iba a contar con Luis Severino, por cirugía Tommy John.

Los Yankees estaban contentos de poder tener a Stanton y Judge sanos para el comienzo de la temporada regular, pero esto no les duró mucho. Judge tuvo un buen inicio, liderando en cuadrangulares y carreras impulsadas, pero volvió a sentir molestias en sus gemelo y el 28 de agosto fue colocado en la lista de lesionados.

A todo esto se les unieron las lesiones de Gleyber Torres (ya activado), Gio Urshella (codo) y James Paxton (antebrazo). Con este panorama, a los Yankees les ha costado sin grandes piezas tanto a la ofensiva como en el pitcheo.

Pitcheo que no da garantías

Gerrit Cole no ha tenido la temporada que se esperaba de él con los Yankees.

Cuando contrataron a Gerrit Cole, los Yankees pensaban que el pitcheo abridor iba a mejorar en comparación con la temporada pasada. Cole no ha tenido la temporada que se esperaba de él, aunque ha ganado 5 juegos, también ha perdido 3. Cuando él debía asumir la responsabilidad, no ha estado a la altura.

Pero tampoco lo ha estado el relevo, uno de los mejores de toda MLB la temporada pasada. El pitcheo de los Yankees tiene una efectividad de 4.11, la número 11 en la Liga. No hay ningún relevista con efectividad por debajo de 2.

Aroldis Chapman tiene una efectividad de 4.50, así es muy difícil para los Yankees poder cerrar un partido, por lo que mientras más ventaja tengan en la novena entrada, más tranquilo se sentirá Boone y los aficionados. Si quieren ser protagonistas en la postemporada, el pitcheo deberá mejorar.

La ofensiva se ha ido apagando

Uno de los aspectos que mejor caracteriza a los Yankees es su poderío ofensivo y la capacidad que tienen para conectar cuadrangulares. Sin embargo, esta temporada no ha sido el caso, ya que no figuran en los cinco primeros lugares en esa categoría.

Y es que si los Yankees no conectan cuadrangulares, están en problemas. Aunque DJ LeMahieu sigue siendo una máquina de bateo, los demás no le han seguido el paso. Son el equipo número 21 en promedio de bateo, con apenas .237. Esto refleja el por qué Nueva York es tercero en su división.

Perdieron la serie contra los Tampa Bay Rays 2-8. Los Yankees empezaron la temporada como el máximo equipo en la Liga Americana para avanzar a la Serie Mundial, pero han dejado mucho que desear e incluso equipos como Tampa, Oakland y Chicago se ven más sólidos.

Con el nuevo sistema de postemporada, es difícil que los Yankees no logren clasificar, pero deberán mejorar en todos los aspectos del juego, porque de momentos, no parece alcanzarles para llegar a la Serie Mundial.


Like it? Share with your friends!

Juan Sarcos

Colaborador en Hispanic Sports Media. @juansarcos_1996 en Instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *