6 de Septiembre del 2020, un día histórico y nostálgico para los amantes de la F1. La familia Williams se despidió de la más alta competición en el circuito de Monza, tras 43 años de entrega y pasión. Contemplamos la última presentación de Claire Williams como subdirectora de Williams Racing, en un magnífico e inolvidable Gran Premio de Italia.

La escudería inglesa fue traspasada a un grupo de inversión estadounidense, Dorilton Capital específicamente, quienes han garantizado la estabilidad técnica y económica del equipo, algo sumamente requerido en la actualidad.

«Con el futuro del equipo asegurado, es el momento adecuado para que nos alejemos del deporte. Como familia, siempre hemos priorizado Williams”. A pesar de su desvinculo laboral, Claire Williams, asegura dejar en buenas manos su legado familiar y devolver esos días de brillantez y alegría absoluta para la Escudería.

Conozcamos la era dorada de la Escudería. Esa hegemonía entre los años 80’s y 90’s, con pilotos magníficos y carreras memorables.

Amor Inquebrantable

Todo tiene su comienzo, para unos sencillo para otros complejo. Sir Frank Williams, nunca dejó de luchar. Un hombre visionario, trabajador y apasionado por el mundo automovilístico (comentaba en el documental de Williams producido por Netflix). Quien sentía plenitud cada vez que experimentaba velocidades extremas, comentaba el mismo Frank. Es por esto que, comenzó a desempeñar sus habilidades como piloto y mecánico, antes comenzar su aventura en la F1.

Era una conexión inigualable. Frank afrontó cantidades de obstáculos por sus orígenes humildes, pero ¿saben qué? Nunca dejo de confiar. Con una mentalidad triunfante, fundó en 1977 “Williams Grand Prix Engineering”, junto Patrick Head. A partir de ese momento todo los autos creados por la propia Escudería, serian llamados, “FW- número”, por las iniciales del mismo, Frank Williams. El primer monoplaza diseñado por Head, fue un FW06, el cual hizo su debut en el año 1978, con Alan Jones a bordo.

Frank Williams y Patrick Head en 1985.

Las victorias siempre protagonizan un principio glorioso. En este caso, Clay Regazzoni fue quien tuvo el honor de conquistar la primera victoria para el equipo Williams en el GP de Gran Bretaña 1979. El nombre “Williams” comenzaría a escribirse en los libros históricos de la F1.

Los 80’s: Comienzo de ensueño

Alan Jones, piloto australiano, tuvo el honor de ser el Primer Campeón de Fórmula 1, para Williams en 1980. Con un FW07B, obtuvo cinco victorias y su único campeonato mundial. La escudería comenzaba a trazar su camino de oro. También con su primer Campeonato de Constructores, de manera exitosa.  

“Tiene esa especie de fuerza natural cuando pilotea. Está a su máximo nivel desde que empieza la carrera, y solo piensa en ser el mejor» – Frank Williams en 1981, refiriéndose a Jones.

Alan Jones, en el Williams FW07B

En 1981, la escudería mantuvo su dominio junto Alan Jones y Carlos Reutemann. Dos pilotos que, lograron otorgar el segundo título de Constructores. Sin embargo, sería el brasileño Nelson Piquet, (quien en unos años manejaría un FW), el campeón del Mundial. Se coronó en el GP de Las Vegas. Un día amargo para Reutemann, quien fue subcampeón, al ser superado por solo un punto en la clasificación.

Keke Rosberg, “El finlandés volador”, fue el reemplazante del australiano Alan Jones, quien brindó años de dedicación y entrega a la familia Williams, aun así, era su hora de marchar.

Kebe Rosberg y Frank Williams, 1985.

Una locura de campeonato experimentaría Rosberg en su primer año con la Escudería, 1982. Rosberg obtuvo una sola victoria y así le alcanzó para escribir otro capítulo en la historia de Williams. Logró su título como Campeón Mundial de la Formula 1. Segundo para la Escudería, junto al FW08.

También puedes leer: ¿Cómo es el crash test de un F1?

Giro inesperado

El año 1986, fue un comienzo esperanzador y prometedor para Williams. Pasaron cuatro temporadas de transiciones, pruebas, reemplazos, y uno de ellos fue Keke Rosberg, quien se marcharía a McLaren. Asimismo la alianza con Honda, para luchar nuevamente por títulos. La llegada de un exótico piloto brasileño a Williams, era real. Nelson Piquet, dos veces campeón del mundo en 1981 (batallando contra Williams) y 1983, se convirtió en el nuevo piloto de la escudería.

Pero un giro inesperado llegaría… Frank Williams sufriría un accidente de transito, el cual lo condenó por el resto de su vida a una silla de ruedas. Se mantuvo doce semanas batallando por su vida, sobre cuidados intensivos. Fue en Marzo 1986, el trágico incidente cerca del circuito francés de Paul Ricard, causando una parálisis en el fundador de la Escudería. Las riendas del equipo quedarían en manos de Patrick Head.

Piquet, tuvo la grandeza de celebrar su primera victoria con el equipo británico en honor a Frank, en el GP de Brasil de 1986. Un momento sumamente emotivo, significante y de apoyo para la familia Williams.

Ayrton Senna Y Nelson Piquet, dos brasileños celebraron el podio en el GP de Brasil, su casa.

El brasileño devolvería junto con Nigel Mansell, el éxito a la escudería. Así como fueron protagonistas de tantos premios, también lo fueron como una de las rivalidades más grandes de la historia en la F1. Los polos opuestos no siempre se atraen y esta relación fue un gran ejemplo.  Sin embargo, ambos brindaron todo su talento para protagonizar el mejor trayecto de la escudería junto un nuevo título de Constructores para la vitrina inglesa.

Recuerdo inolvidable

Frank volvió a sentir la adrenalina de estar en una pista. Se reencontró con su verdadero amor meses después de su tragedia. Reapareció en el GP de Gran Bretaña de 1986. Fue un día motivador para los pilotos. Nigel Mansell consiguió la victoria, convertirtiendo un momento histórico de la mano de Nelson Piquet, quienes dejaron la rivalidad a un lado, alcanzando un doblete anhelado. Ginny Williams, señora de Frank, levantó el famoso trofeo dorado por parte del equipo. Convirtiendo una de las imágenes más épicas de la F1.

Ginny Williams, GP de Gran Bretaña 1986.

Los 90’s: La década gloriosa

¿Alguien se esperaría cuatro títulos de Pilotos y cinco de Constructores? Si, fue un espectáculo.

Junto el Monoplaza FW14B, icono de la década y uno de los mejores de la historia de la Fórmula 1, llegaría el momento de Nigel Mansell. Finalmente se consagraría campeón en el GP de Hungría 1992, tras años de espera, rompió con el dominio de McLaren, quienes llevaban cuatro mundiales consecutivos. Un Mansell dominante, triunfó en nueve Gran Premios. Sin duda, victorias perdurables con el tiempo.

GP de Hungría 1992. Nigel Mansell, cruzaba la linea de meta para convertirse Campeón de la F1,

Segundo campeonato consecutivo, crecía la leyenda Williams. «El Profesor» Alain Prost, se convirtió en el piloto más laureado de la temporada, junto siete victorias. Su último triunfo en F1 fue en el GP de Alemania en 1993, una despedida en las pistas se acercaba. Obtuvo su ultimo título mundial en el GP de Australia, con 26 puntos de ventaja, sobre su eterno rival Ayrton Senna.

La superioridad de Williams, tendría dos últimas funciones.

1996, dominio absoluto de la Escudería. Jacques Villeneuve y Damon Hill, desempeñaron su papel como protagonistas. Compañeros y rivales. Un duelo esplendido entre los pilotos de Williams, luchando por el campeonato. Villeneuve ganaría el GP de Europa, convirtiéndose en el primer canadiense en ganar una carrera de F1 después de quince años. Un gran honor, al haber sido su padre Gilles Villeneuve el último en ganar esta misma, en 1981.

Ambos pilotos, lograron doce triunfos de dieciséis posibles, un espectáculo. Damon Hill logró imponerse, en el GP de Japón, última carrera y su consagración como Campeón de Pilotos en 1996, sin brindar la conquista a su compañero.

Sin embargo, el momento llegaría para Villeneuve, tras el adiós de su excompañero Hill, el canadiense pasaría a ser el rey del equipo. Firmaría un magnifico campeonato, consiguiendo siete victorias. El GP de Europa 1997, quedaría para la historia como «El día que Villeneuve le ganó a Schumacher». Un apasionante duelo, Villeneuve se encontraba a sólo un punto del bicampeón en el momento. Lo demás es historia… accidente y Schumacher fuera de carrera. Villeneuve se vio campeón, terminó su labor y acabó tercero, suficiente para coronarse, Campeón del Mundial 1997 y última gloria para el equipo Williams.

David Coulthard ,Jacques Villeneuve y Mika Häkkinen. Podio GP de Europa, 1997.

El segundo equipo más laureado de la F1

La familia Williams se despide de la máxima competición. Lo que comenzaba como un sueño para Frank Williams y Patrick Head, culminará como un nuevo capítulo en la historia del equipo, por el bien del mismo. 739 Grandes Premios, 114 victorias, 302 podios, 128 pole positions, 133 vueltas rápidas, siete Campeonatos de Pilotos y nueve Campeonatos de Constructores. Con este hermoso legado, el nombre «Williams» tendrá un espacio por siempre en nuestros corazones, jamas serán olvidados.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Claire Williams encendió el motor del monoplaza de George Russell y dio salida a Nicholas Latifi hacia el inicio de carrera, una imagen especial. Con lágrimas y abrazos, Claire fue despedida por el equipo con un obsequio, reflejando su recuerdo favorito como directora del equipo, GP de Abu Dhabi 2014, el doblete de Williams, donde Felipe Massa y Valtteri Bottas obtuvieron el segundo y tercer puesto del podio.

Hoy el equipo me dio un regalo, y fue el ensamblaje de la nariz y el alerón delantero de ese auto, FW36«- Claire Williams.

Los pilotos, enviaron un mensaje conmovedor a través de la radio, demostrando todo su agradecimiento hacia la familia Williams. Las redes sociales explotaron con mensajes de amor hacia estos mismos. Un final emotivo lleno de agradecimiento.


Like it? Share with your friends!

Isbelia Fernández
Estudiante de Comunicación Social (Mención Audiovisual). Colaboradora para Hispanic Sports Media. Amante del Deporte. Encuentrame en Instagram como, @Byisbefernandez.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *