Ante un equipo como los Houston Rockets, con anotadores de la calidad de James Harden o Russell Westbrook, tu porcentaje de tiros de campo no puede ser tan poco efectivo. Los Ángeles Lakers sufrieron en el Juego 1, en parte, al poco acierto de sus tiradores.

En el primer juego de la semifinal de la Conferencia Oeste, los tejanos derrotaron 112-97 a los californianos, 15 puntos de diferencia que si bien marcó una distancia entre las franquicias, fue el menor de los factores que influyó en el resultado final.

Los Lakers finalizaron la contienda con un 42.2% de tiros de campo (35-83) y 11-38 en triples. Es decir, que 38 de los 83 lanzamientos de los púrpura y dorado fueron intentos de tres puntos que representaron, primero, una vía por la cual no le hicieron daño a los Rockets, y segundo, jugadas y tiempo desperdiciado.

En resumen, LeBron James (7-15), Danny Green (4-12), Kentavious Caldwell-Pope (2-8), Kyle Kuzma (3-9) y Rajon Rondo (3-9) tuvieron números negativos en cuanto a su porcentaje de tiros, lo que significó un punto muy débil en el conjunto que dirige Frank Vogel.

Si bien el popular ‘small ball’ y la rotación del balón en el exterior de la zona de disparos son herramientas cada vez más usadas por los equipos en la NBA, no parece ser la vía por la que Los Ángeles pueda superar a Houston.

Acierto en los momentos cruciales

Los Lakers, tomando en cuenta las estadísticas antes desglosadas, fallaron en el Juego 1 en momentos determinantes ante los Rockets: cuando debieron recortar distancias prefirieron apostar por triples que fallaron, no atacaron la pintura y no fueron efectivos en lanzamientos que parecían posibles.

La otra cara de la moneda fue Houston, que con un veloz juego en el que desplazaban el balón de un lado a otro con una rapidez importante, se consolidó en el encuentro con los aciertos de Harden y Westbrook, con 36 y 24 puntos respectivamente, y combinándose ambos con 22-44 en tiros de campo, un 50% de efectividad.

Además, en defensa, los Rockets aprovecharon mejor las pérdidas de balón de los Lakers. El ala-pívot Robert Covington fue el líder en robos con cuatro.

«Ya medimos su ritmo»

LeBron James, tras el aguerrido choque, reconoció la velocidad con la que Houston desarrolló su juego, y sentenció afirmando que él y sus compañeros midieron el ritmo del rival.

«No solamente es la velocidad en las piernas, es con las manos también. Son extremadamente rápidos. Hay que ajustarse, después de este primer juego ya medimos su ritmo en la duela y podremos hacer ajustes acordes a eso», expresó el dorsal 23.

James, además, analizó la influencia de Harden en la victoria de Rockets con un dato no menor: «No tuvimos tantos errores a la defensiva, pero se reduce a 17 pérdidas de balón a la ofensiva que les dieron 27 puntos, dejamos que James (Harden) llegara muy seguido a la línea de tiros libres en la primera mitad«.

Frank Vogel, el head coach de los Lakers, opinó tras el encuentro: «Tenemos confianza como grupo, respetamos claro al rival que tenemos enfrente, pero creemos en poder darle la vuelta a las cosas«.

No sería una rareza que Los Ángeles pueda remontar, tomando en cuenta el reciente precedente ante Portland Trail Blazers, su contrincante en la primera ronda, contra el que perdieron el Juego 1 pero luego enlazaron cuatro triunfos para avanzar a las semifinales del Oeste.

El Juego 2 entre Rockets y Lakers se disputará este domingo 6 de septiembre a las 9:30 pm (hora del Este de los Estados Unidos). Los californianos están obligados a ganar si no quieren distanciarse a dos juegos de Houston y perder sus aspiraciones de cara al título de la NBA.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *