Luego de tener récord de 10-20 en sus primeros 30 partidos, es el peor inicio de los Red Sox desde 1996. El equipo se encuentra último en su división y las posibilidades de avanzar a postemporada son casi inexistentes.

Offseason con muchos problemas

Mookie Betts salió de los Red Sox para unirse a los Dodgers.

Con la salida de Mookie Betts y la suspensión por una temporada a Alex Cora, el panorama de los Red Sox no era favorable. Sin embargo, al tener jugadores como Devers, Boagerts y J.D Martínez, había alguna esperanza.

Tuvieron la mala suerte de perder a su estrella Chris Sale por una cirugía Tommy John. También no pudieron contar con el venezolano Eduardo Rodríguez, líder en victorias (19) y efectividad (3.81) en el 2019. Rodríguez presenta un problema cardíaco como consecuencia del Covid-19.

Ante esta situación, Boston comenzaba la temporada de MLB con más problemas que soluciones. El equipo ha sido una completa decepción. ¿Cómo es posible que una organización que salió campeona hace 2 años haya caído tan bajo? Hasta el punto de estar en el sótano del Este de la Americana.

Un pitcheo que da pesadillas

Nathan Eovaldi ha decepcionado esta temporada con los Red Sox.

La principal respuesta a la pésima temporada de los Red Sox está en su pitcheo, tanto abridor como relevista. Con 5.92 tienen la peor efectividad entre sus abridores en toda MLB. Tienen un diferencial de carreras de -40, solo los Rangers están peor en esa categoría. Así es muy difícil competir.

Para añadir leña al fuego, la semana pasada se oficializó la salida de Workman y Hembree a los Phillies, dos de sus mejores relevistas. Los Red Sox han pintado a Nathan Eovaldi como su principal referencia en el montículo, pero este no ha estado a la altura.

Boston necesita urgentemente a un abridor y un relevista que brinde seguridad. Poco puede hacer el manager Ron Roenicke con las piezas que tiene en el roster. De lo contrario, lo que queda de temporada va a ser un sufrimiento constante tanto para el equipo como para sus aficionados.

La efectividad del bullpen es de 5.59, la segunda peor en MLB. Aunque es «mejor» que la efectividad de los abridores, sigue siendo muy alta para un equipo del calibre de los Red Sox. Desde la salida de Craig Kimbrel en el 2018, el equipo no ha vuelto a tener un cerrador de garantías.

El bateo ¿ha estado a la altura?

Todos sabemos el poder y la capacidad de bateo que tienen los Red Sox, su principal arma. Jugadores claves como Devers y J.D Martínez han tenido un comienzo lento al bate. Los dos fueron clave para el equipo en el 2019, en especial el dominicano, quien a sus 23 años tuvo la mejor temporada de su corta carrera.

En sus últimos 7 juegos, Devers ha mejorado, promediando .355, pero en la temporada sigue teniendo un promedio bajo, de .230. Los Red Sox en general son novenos en promedio de bateo (.255) y décimo segundos en carreras anotadas (142).

Si bien es cierto que el pitcheo es el principal problema, Boston es un equipo que nos ha acostumbrado en las últimas temporadas a ser de lo mejores ofensivamente, cosa que no está ocurriendo en el 2020.

Han sido Alex Verdugo, Kevin Pillar, Mitch Moreland y Xander Bgaerts quienes han dado la cara por la ofensiva. Pero mientras Alex Benintendi, Jackie Bradley Jr, J.D Martínez y Rafael Devers tengan números bajos, será difícil para los Red Sox aumentar su producción ofensiva.

El récord de 10-20 es el peor del equipo en los primeros 30 juegos desde 1996. Los Red Sox todavía tienen 30 juegos para mejorar su imagen, pero aún con dos equipos avanzando por división, las posibilidades de ver a Boston jugando pelota en octubre son mínimas.


Like it? Share with your friends!

Juan Sarcos

Colaborador en Hispanic Sports Media. @juansarcos_1996 en Instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *