Bayern Múnich tiene dinero, mucho dinero, e invierte bien en jugadores. Esto está de más decirlo. Pero no es el PSG, un club multimillonario dirigido por un jeque que tiene un capricho en lugar de un objetivo.

Los bávaros derrotaron este domingo a los franceses en la final de la Champions League 1-0, con gol de Kingsley Coman. Como cosa curiosa, un canterano del PSG anota el gol del triunfo del Bayern. Ironías del destino.

Pero, más allá de eso, es la victoria de la tradición sobre el poder de la chequera.

Así trabaja el Bayern Múnich

Bayern es un club regido por futbolistas, por leyendas que hicieron grande a la institución. Veamos su tabla de directores.

Franz Beckenbauer es presidente honorario, junto con Uli Hoeness. Karl-Heinz Rummenige es presidente del Consejo Directivo. Oliver Kahn formará parte de la junta principal.

Franz Beckenbauer, la gran leyenda del fútbol alemán, presidente honorario del Bayern.

Un Olimpo de leyendas del club bávaro.

Las acciones del club se dividen en 75% propias, y el resto de Adidas, Audi y Allianz. Empresas alemanas que invierten en el gigante alemán.

Durante la etapa inicial del coronavirus, Bayern se dedicó a ayudar a otros clubes de la Bundesliga y la segunda división económicamente. Su fortaleza se convirtió en pilar en tiempos duros como los vividos en 2020. Además, impulsó a otros clubes grandes de Alemania a ayudar al campeonato.

Aunque siempre se le ha criticado que compra futbolistas que explotan en la Bundesliga -caso Robert Lewandowski, ex del Borussia Dortmund-, no llega al gasto del PSG.

El método del PSG

El club del Qatar Sports Investment invirtió, desde principios de la segunda década del 2000, más de 1.300 millones de euros en conseguir a las principales figuras del mercado.

Nombres como los de Zlatan Ibrahimovic, David Beckham, Kylian Mbappé y Neymar son las estrellas más rutilantes que pasaron por el conjunto parisino desde entonces. Sin embargo, nunca consiguieron su meta principal: una Champions League.

El poderoso jeque Khelaifi.

La de este domingo fue su primera final, y perdieron luego de dominar en oportunidades el primer tiempo. Pesó más la contundencia del Bayern.

El club que siempre está en la cornisa del Fair Play Financiero -se vieron en el espejo del Manchester City, que estuvo a punto de quedarse sin jugar la Champions por violar estos términos- ahora tendrá que plantearse qué hacer.

¿Buscar nuevas figuras? ¿Mantener a Neymar? Está claro que Kylian Mbappé sigue siendo la prioridad del equipo, pero ¿cómo evitar que escuche los cantos de sirena cuando quiera un club que tenga más cerca el ganar una Champions?

Dos formas de trabajo distinto se vieron este domingo, y ganó la más tradicional. Se convirtió el Bayern en el muro frente a los petrodólares en el fútbol.  


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de http://desdemiarqueria.blogspot.com/ y http://lahistoria200.blogspot.com/

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *