En plena crisis presidencial en la Federación Venezolana de Fútbol, con Jesús Berardinelli detenido por presunta malversación de fondos -entre otros delitos- surgió el rumor de la renuncia de José Peseiro a la selección nacional.

Ni cortos ni perezosos, varios periodistas contactaron al portugués. Su respuesta fue tajante: no ha renunciado.

José Peseiro, actual seleccionador venezolano.

Peseiro se mantiene al frente de la Vinotinto, sin importar el nubarrón que se esté posando sobre la FVF.

Sin embargo, y por muy directo que haya sido el ex asistente del Real Madrid, siempre está la posibilidad de que no llegue a debutar. Y, lejos de cualquier crisis federativa, está una que tiene a todo el planeta en vilo: el coronavirus.

El coronavirus, rival de José Peseiro (y el fútbol en general)

Con las Eliminatorias sudamericanas cada vez más retrasadas por la cuarentena, aún no se vislumbra un escenario cierto para el inicio. Se habla de octubre para comenzarlas, se rumora que se las lleven a Europa como un espacio más seguro sanitariamente hablando…

Y, mientras tanto, las federaciones analizan cómo recortar gastos durante la crisis que impide jugar a sus selecciones. Ecuador vio cómo se quedó sin DT: Jordi Cruyff renunció a su banquillo esta semana.

Antes, el argentino Rubén “El Tolo” Gallego fue despedido en Panamá.

Todos por el mismo motivo: el flujo de dinero se redujo drásticamente, por lo que era imposible pagarles el salario sin jugar.

Peseiro “ha justificado el sueldo” con entrevistas a varios medios. Habla sobre su táctica, sus expectativas, su sueño con la Vinotinto. Se nota su conocimiento y su interés por conseguir la meta de todos, llegar a un Mundial.

Pero la realidad es otra, y va más allá de una charla por Zoom.

El beneficio de no haber sido traído por Berardinelli

Extraoficialmente se asegura que su sueldo lo sigue pagando la FVF. Una FVF con un presidente detenido por corrupción, que antes de 2020 apenas -apeeeeeenas- comenzaba a levantarse económicamente tras la era de vacas flacas posterior al Fifagate y que vuelve a ponerse de rodillas con la cuarentena del coronavirus.

Al estratega portugués le beneficia que quien le trajo a la Vinotinto no fue el hoy detenido Berardinelli -que llegó a negociar con José Pekerman y a Jorge Sampaoli-, sino, posiblemente, el actual vicepresidente Pedro Infante, también ministro del Deporte de Venezuela.

Jesús Berardinelli, detenido presidente de la FVF.

Por allí se podría pensar que tiene garantizado su sueldo, al menos por lo que queda de año.

Pero, ¿qué sucedería si para 2020 no pueden comenzar las Eliminatorias sudamericanas?

¿Tendrá suficientemente lleno el bolsillo la Federación Venezolana de Fútbol para seguirle pagando sin jugar?

¿Le tocará renegociar el contrato?

¿Qué pasa si aparece un club -los clubes sí están en acción- y le ofrece a Peseiro algo mejor?

¿O seguirá Venezuela el camino de Panamá y Ecuador en el balompié latinoamericano, que salieron de sus rimbombantes técnicos sin haber debutado en el Premundial de Qatar 2022?


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de http://desdemiarqueria.blogspot.com/ y http://lahistoria200.blogspot.com/

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *