La octava corona consecutiva cayó tranquilamente en el respaldo del Bayern Munich este pasado martes 16 de junio. ¿Existe tal cosa como un título sin sabor? Por más que queramos que nos sorprenda, no podemos evitar la supremacía del Bayern en la Bundesliga. Diecinueve títulos separan al Bayern Munich (29) del Dynamo de Berlín (10), un equipo que consiguió todos sus campeonatos en la Alemania Democrática y que actualmente se encuentra en la cuarta división del fútbol alemán. Es sorprendente la constante dominación del equipo bávaro en la liga y la verdad, ¿quién los puede culpar? Gerd Müller, Franz Beckenbauer, Karl-Heinz Rummenigge, Oliver Kahn, Philipp Lahm, solo por nombrar a unos, han manejado el legado del equipo con gran sutileza y pulcritud.

Son la base del fútbol alemán año tras año y por si fuera poco, desde 1982 han tenido por lo menos un jugador dentro de cada campeón mundial en sus planteles.Pero en estos momentos se pierde la ilusión de competición con el resto de los equipos. Alguna vez Jorge Valdano dijo que en esta vida no te perdonan si dejas de ganar, y te odian si ganas siempre.

Ladrón de gemas

Bayern Munich se ha encargado de robar las gemas preciosas de cualquier equipo que atente contra el reinado de los rojos. El Borussia Dortmund ha sido la principal víctima en los últimos 10 años, llevándose a Mario Götze, Mats Hummels y Robert Lewandowski, argumentando que robaron los mejores años de Mario y Hummels antes de su regreso al Borussia. Bayer Leverkusen también sufrió a principios de siglo cuando cazaron a sus grandes estrellas como Lucio, Ze Roberto y Michael Ballack. Este proceso se ha repetido consecutivamente y ha obligado que los equipos de la Bundesliga funcionen como sus propias fuerzas básicas, rapiñando generación tras generación.

Normas vencidas

Tampoco podemos robarle el mérito de tener una estructura sólida con la que se han sostenido 120 años, pero para qué robar la competencia en vez de usarla a tu favor. Quieras o no, la diversidad de talentos en diferentes clubes hacen que la liga sea más atractiva y competitiva a largo plazo, tal vez esa sea una razón por la que el Bayern batalla en concretar durante las últimas instancias de la Champions. Aquí es donde debe de intervenir la Bundesliga. Ganar 8 ligas consecutivas no es normal, era normal hace 80 años cuando apenas se estaban desarrollando las ligas del mundo, pero hoy no es gracias al talento, hoy se debe al dinero.

Hay ciertas cosas que me disgustan de tener un torneo largo. Por ejemplo, equipos como el Schalke 04 o el Frankfurt sólo son aptos para ganar la copa alemana y clasificar a Champions. Jamás, ni en su sueño más remoto tendrán la oportunidad de concretar una hazaña como la del Leicester en Inglaterra, porque ni el Leicester podrá volver hacerlo. Todo se debe a un sistema antiguo que lleva años sin reformación, y no solo en la Bundesliga pasa esto, también en la italiana o la española, llevan años hostigando con el mismo problema, parecido al virus que padecemos ahora, poco a poco se va adueñando de las ligas más importantes de Europa.

Definitivamente deben de haber cambios, podemos comenzar con hacer torneos más atractivos incluyendo postemporadas, topes salariales y fomentar la propia extracción de talentos jóvenes. Bayern Munich es un grande en todo el sentido de la palabra, pero el rompecabezas ya lo han armado y desarmado sin ningún problema los últimos 8 años, es tiempo de un cambio, es tiempo de devolverle el sabor a la Bundesliga.


Like it? Share with your friends!

Alberto Carrillo
Alberto Carrillo Cortes es un estudiante de lic. en periodismo, actualmente reside en Buenos Aires, Argentina, donde día a día se encuentra con la inquietud de plasmar las historias más relevantes del ámbito deportivo.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *