La USTA anunció mediante un comunicado, que la edición 2020 del US Open se va a realizar sin cambios de calendario. Es decir, se va a jugar del 31 de agosto al 13 de septiembre como se tenía planeado. Los organizadores recibieron la aprobación del gobernador de Nueva York.

El US Open en marcha

El CEO de la USTA, Mike Dowse, anunció mediante un comunicado oficial su alegría por poder organizar el US Open. De esta manera, el último Grand Slam del año será el primer gran torneo oficial en volver después de la suspensión de otras competiciones durante este año.

La decisión de llevar a cabo el torneo se debe en gran parte a la aprobación del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien anunció que el torneo deberá tener fuertes medidas de seguridad, que incluyen aspectos como más espacio en los vestidores, pruebas del virus de forma rápida y protocolos de limpieza exigentes.

El US Open será uno de los primeros torneos importantes a nivel mundial, con tenistas de otras partes llegando a los Estados Unidos. Es por esto que Dowse sabe el gran reto que tendrán, teniendo en cuenta que Nueva York es la ciudad más afectada por el COVID-19.

Aunque en el anuncio se menciona que se darán más detalles, todo apunta a que el torneo se va a realizar a puertas cerradas, algo a los que muchos deportes se deberán acostumbrar en los próximos meses. Será extraño ver un deporte como el tenis sin público, teniendo en cuenta la atracción que siempre genera el torneo.

Rafael Nadal, en el caso de jugar, buscará defender su título obtenido el año pasado y aprovechar la ausencia de Federer por lesión para empatarlo con 20 Grand Slams. Djokovic, por su parte, quiere su título 18 de Grand Slam y cuarto en el US Open.

¿Los jugadores respaldan la decisión?

No hay consenso en la posición de los jugadores sobre el US Open.

Aunque varios tenistas han expresado su deseo de que se lleve a cabo el torneo, en principio porque es una oportunidad de poder volver a jugar de forma oficial y en un Grand Slam nada más y menos. Pero también han expresado la importancia económica del US Open.

Muchos jugadores no han tenido ingresos desde hace meses, cuando la pandemia hizo que se cancelaran los torneos del tour. Por lo que jugar significa un alivio, sobre todo para aquellos jugadores que no se encuentran en los primeros puestos del ranking mundial.

Por otro lado, hay jugadores que consideran que es un riesgo muy grande jugar el torneo, en especial en Nueva York que ha sido tan afectada con 30 mil muertes. Es normal que mucho de los jugadores en los primeros puestos del ranking antepongan su salud por encima de lo económico.

Sin embargo, estas diferencias en las posturas puede afectar el desarrollo del torneo. Los jugadores tendrían la decisión de decir si quieren ir o no al US Open. Si ya habrá una pérdida económica fuerte por jugar a puertas cerradas, la baja de jugadores top puede afectar los ratings en televisión.

Todavía las principales figuras del tenis no se han pronunciado sobre el anuncio del US Open, pero es algo que en los próximos días va ser un tema de fuerte discusión.


Like it? Share with your friends!

Juan Sarcos

Colaborador en Hispanic Sports Media. @juansarcos_1996 en Instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *