Este martes se realizó una nueva reunión entre MLB y el sindicato de jugadores para llegar a un acuerdo económico de cara a la nueva temporada. Los jugadores mostraron su disconformidad con las nuevas propuestas que reducirían aún más los salarios, específicamente a los jugadores que más ganan.

Nueva proposición de MLB

Tras los primeros intentos de negociación de la temporada 2020, el aspecto económico fue una de las principales discusiones que hubo entre MLB y el sindicato de jugadores. Principalmente la Liga le propuso a los jugadores una repartición de los ingresos de 50-50 lo cual iba a reducir a la mitad los salarios de los jugadores. Estos se negaron y empezaron a buscar nuevas soluciones económicas para una temporada en donde es imposible que hayan ingresos similares a los de temporadas pasadas.

De acuerdo a varias fuentes, la nueva propuesta de MLB cambió considerablemente y ya no manejan la opción de 50-50. En cambio, los jugadores con salarios más altos serían los más perjudicados, mientras que a los de peores salarios se les dará sus salarios prorrateados. Como es de esperar los jugadores que ganan más fueron los primeros en oponerse a esta propuesta.

De acuerdo al periodista Jesse Rogers de ESPN, un jugador que en su contrato de 2020 dice que ganará $1 millón, recibirá aproximadamente $430 mil, uno de $10 millones, ganaría $2.9 millones, y quien obtenga $35 millones recibirá $7.9 millones, lo que llega a representar apenas un 40% del salario que esperan los jugadores. Esto complica aún más la situación en el sindicato, ya que no consideran que la remuneración es equivalente al riesgo que hay por jugar béisbol.

Algunos no son optimistas

Hay jugadores que no ven de manera tan optimista la posibilidad de que la temporada 2020 se lleve a cabo. Blake Snell, el abridor de los Rays, fue uno de los primeros jugadores en mostrar su oposición a las propuestas de MLB, quien considera que no es justa la distribución económica que se está pensando. Otros jugadores, sin mencionar lo económico, tienen preocupaciones por los protocolos sanitarios de cara a la temporada.

El abridor de los Mets, Marcus Stroman, también tiene sus dudas sobre la posibilidad de que se juegue pelota este año, aunque entiende que los jugadores deben seguir preparando el aspecto físico.

Es difícil poder llegar a un acuerdo que tenga a todas las partes involucradas satisfechas, pero mientras el aspecto económico sea la principal piedra en el zapato, se complica la vuelta del béisbol, sobre todo cuando el riesgo de salud es tan alto en el país más afectado por el COVID-19.

A medida que pasan los días, y las negociaciones entre MLB y el sindicato siguen siendo negativas, el margen de maniobra para oficializar el regreso del béisbol se va achicando. Si la propuesta de empezar la temporada regular el 4 de julio se quiere mantener, los jugadores o MLB tendrán que ceder.


Like it? Share with your friends!

Juan Sarcos

Colaborador en Hispanic Sports Media. @juansarcos_1996 en Instagram.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *