El Barcelona atraviesa una crisis institucional y gerencial denominada ‘Barçagate’, a pesar que el fútbol internacional está inactivo por la pandemia generada por el coronavirus COVID-19.

Este viernes 10 de abril, Emili Rousaud, uno de los seis directivos que renunciaron a sus cargos en el club catalán el jueves 9, denunció en la emisora ‘RAC 1’ que en la entidad azulgrana hay corrupción.

«Creo que alguien ha metido mano en la caja. Pagas un millón de euros por un trabajo que tiene un coste de mercado de 100 mil. Blanco y en botella… ¿Quién ha sido? En absoluto es alguien de la junta, no sé quién ha sido, pero se puede sospechar…«, declaró textualmente Rousaud, quien era vicepresidente de la institución.

Emili Rousaud. Foto: Sport.

Al conocerse las palabras del ex vicepresidente del Barça, el club hizo público un comunicado negando las acusaciones y reservando su derecho de denunciarlo.

«Ante las graves e infundadas acusaciones hechas esta mañana por el señor Emili Rousaud, ex vicepresidente institucional del club, en diferentes entrevistas a medios informativos, el FC Barcelona niega categóricamente cualquier acción susceptible de ser calificada de corrupción, y, por tanto, se reserva la interposición de las acciones penales que puedan corresponder«, reza la publicación.

«Remodelación» en la directiva

En ese mismo comunicado, el Barcelona aseguró que las renuncias de Rousaud, el también ex vicepresidente Enrique Tombas y los directivos Sílvio Elías, Josep Pont, Maria Teixidor y Jordi Calsamiglia, «se han producido a raíz de la remodelación de la junta impulsada por el presidente Josep Maria Bartomeu esta semana, y que será completada en los próximos días».

Rousaud, la figura de la renuncia en bloque, explicó que otros tres directivas están pensando seriamente en renunciar. Eso podría provocar que un 75% de la junta encabezada por Bartomeu se haya apartado de la gestión lo que provocaría un adelanto de las elecciones en el club, una de la solicitudes expresas en la fanaticada culé desde que empezó la seguidilla de fracasos en la UEFA Champions League y que estalló con el ‘Barçagate’.

¿Qué es el ‘Barçagate’?

El ‘Barçagate’ es un caso investigado por la supuesta utilización de una empresa de ‘big data’ llamada ‘I3 Ventures’, para influir de forma negativa en las redes sociales en el prestigio de jugadores, exjugadores y parte del entorno del Barcelona, presuntamente sin conocimiento de parte de la directiva.

Ésto se conoció en febrero, en el programa ‘Què t’hi jugues’ de la Cadena SER Catalunya.

El Barça desmintió que utilizara a ‘I3 Ventures’ para desprestigiar la imagen de sus futbolistas y exfutbolistas. Sus servicios fueron contratados «con el objetivo de tener conocimiento, tanto de los mensajes positivos como los negativos, de los que la entidad es el objeto para cuidar la imagen y reputación del club y sus miembros».

La referida empresa también se defendió de las acusaciones, calificando como falso que hayan creado cuentas y contenidos de redes sociales para «generar estados de opinión en torno a asuntos o personas del ámbito blaugrana, en muchos casos de carácter negativo, desde el punto de vista reputacional, para los protagonistas».

El ‘explosivo’ informe de la SER

Posteriormente, el programa ‘El Larguero’ de la SER publicó un PDF con el informe completo del ‘Barçagate’, elaborado de 1 al 15 de mayo de 2019, coincidiendo con la derrota 4-0 del Barcelona en Anfield ante el Liverpool en las semifinales de la Liga de Campeones

En el informe se recoge la actividad registrada en las redes sociales relacionada con Bartomeu, el Barça y sus allegados, y se analiza el impacto de los contenidos de algunas de las cuentas que generaron contenidos y opiniones favorables al club, pero también mensajes desfavorables.

Los elaboradores del trabajo destacaron que contactaron a fuentes tanto del club como de la empresa de ‘big data’. El FC Barcelona pagó un millón de euros por los servicios de ‘I3 Ventures’ según el reporte.

En la carta de renuncia en bloque de los referidos dirigentes, pedían que se presentara el resultado de la auditoría del caso explicado. El club, en el comunicado de este viernes, se expresó al respecto: «El análisis de los servicios de monitoreo de las redes sociales está siendo objeto de una amplia auditoría independiente a cargo de ‘PriceWaterhouseCoopers’ (PWC), que todavía está en curso y, por tanto, sin ningún tipo de conclusiones, habiendo facilitado el club toda la información y medios que PWC ha ido solicitando desde el inicio del proceso«.

La furia de Messi

Luego que Ernesto Valverde fuera despedido como director técnico y tras la contratación de Quique Setién como su sustituto, el caos entre la directiva y los jugadores aumentó.

Eric Abidal, exjugador azulgrana, quien actualmente trabaja para la secretaría deportiva del club, criticó en febrero el compromiso de los jugadores, señalando que «no trabajaban mucho» con el extrenador. Y nada más y nada menos que Lionel Messi le respondió.

«Los responsables del área de la dirección deportiva también deben asumir sus responsabilidades y sobre todo hacerse cargo de las decisiones que tomar. Creo que cuando se habla de jugadores habría que dar nombres porque si no se nos está ensuciando a todos y alimentando cosas que se dicen y no son ciertas”.

Messi fue el mismo quien a finales de marzo le lanzó un dardo a la directiva por la reducción de salarios en el equipo por el coronavirus.

“Queremos aclarar que nuestra voluntad siempre ha sido aplicar una bajada de sueldo que percibimos, porque entendemos perfectamente que se trata de una situación excepcional y somos los primeros que siempre hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido. Por ello, no deja de sorprendernos que desde dentro club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos”.

Esa reducción de los sueldos de los jugadores fue de un 70%. El argentino y otros jugadores del Barça compartieron el post en sus cuentas de Instagram y anunciaron que realizarían aportes a los trabajadores del club para que pudieran seguir cobrando el 100% de sus ingresos.

En las redes sociales, fanáticos del Barça tildan a Bartomeu como el peor presidente en su historia. Desde julio de 2015, cuando ganó con notable superioridad las elecciones, 11 de 21 dirigentes han renunciado a sus cargos, y solo uno de los vicepresidente36s, Jordi Cardoner, no se ha apartado de la junta.

La preocupación general en el barcelonismo, más allá del presunto caso de corrupción, las diferencias entre los jugadores y la directiva, los fracasos en Europa y todo lo que ha englobado el ‘Barçagate’, es que el lema ‘més que un club’ (más que un club en español) se haya extinguido por esta crisis.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *