César Farías trabaja y espera. Su nombre está apuntado como el principal candidato criollo para el banquillo de la selección venezolana. Al no prosperar la opción del argentino José Néstor Pekerman, el sucrense tiene amplias posibilidades de volver a la Vinotinto.

De acuerdo con el periodista Fernando Petrocelli, Pekerman declinó el ofrecimiento de la Federación Venezolana de Fútbol, lo que hace resonar el nombre de Farías.

Siete años después de su adiós, y muy bien desarrollada su carrera como técnico en el exterior, Farías asumiría el banquillo vinotinto después del Preolímpico Tokio 2020, que se realizará en Colombia.

Actualmente es seleccionador de Bolivia, país donde ganó su primer título, con The Strongest. Pero un llamado de Venezuela rompería todo vínculo. «Si tú me dices ven, lo dejo todo…», como la letra del famoso bolero.

Farías en la Vinotinto

El sucrense fue sucesor de Richard Páez en 2008. Culminado abruptamente el ciclo del merideño, Farías condujo a la Vinotinto en las eliminatorias a Sudáfrica 2010.

Aunque se realizaron presentaciones positivas, Venezuela no pudo avanzar al torneo. Finalizó en el puesto ocho con 22 puntos, a dos de Uruguay, que se quedó con el repechaje. Es lo más cercano que ha estado la selección nacional de un Mundial.

La Copa América Argentina 2011 significó la mejor actuación de Venezuela en su historia, alcanzando las semifinales, cayendo ante Paraguay por penales. El equipo de Farías sorprendió a todos con su fortaleza defensiva y la contundencia a balón parado, con Juan Arango como cobrador y cabeceadores letales como Oswaldo Vizcarrondo.

La ruta a Brasil 2014 parecía ser la decisiva, pero faltó el fuelle en momentos puntuales. Aunque Venezuela finalizó en el mejor puesto (sexto, recordando que Brasil no participó en la eliminatoria), quedó a cinco puntos de Uruguay, de nuevo dueña de la repesca.

Tras ese premundial, Farías decidió dar un paso al costado.

Su fortalecimiento en el exterior

Farías realzó su experiencia como entrenador. En 2013 asumió las riendas del Club Tijuana de México; dos años después se fue a la India a dirigir al NorthEast United.

En 2016 sumó a su currículo la dirección técnica de Cerro Porteño de Paraguay, pasando ese mismo año a The Strongest de Bolivia.

Con el club atigrado conquistó el primer título en su carrera en el exterior, el Apertura 2016.

De allí surgió la oportunidad de conducir a la selección boliviana, primero en un interinato entre 2018 y 2019, y desde este último año de forma oficial.

A la par de su carrera como DT, en 2015 asumió la presidencia del Zulia FC, club que se alzó desde que llegó dos Copas Venezuela y un torneo Clausura.

La evolución de Farías

De volver a la Vinotinto, cambiaría el escenario radicalmente. En su primera etapa contó con la estadía de Rafael Esquivel en la presidencia de la Federación Venezolana de Fútbol: en 2015, el jerarca fue detenido por el escándalo de corrupción que enlodó la Conmebol.

Actualmente la FVF es presidida, de forma temporal, por Jesús Berardinelli, mientras que Laureano González atiende una situación de salud. Berardinelli chocó constantemente con Rafael Dudamel hasta lograr la renuncia del yaracuyano, actual timonel del Atlético Mineiro brasileño.

Farías no tendría a dos valiosos colaboradores de su primera etapa: el experimentado Lino Alonso, fallecido mientras le asistía en The Strongest, y Marcos Mathías, denominado arquitecto de la poderosa defensa de la Copa América 2011, actualmente al lado de Dudamel en Mineiro.

Mathías fue fundamental también en la primera clasificación venezolana a un Mundial juvenil, el de 2009, con Farías como DT. Estuvo al lado de Dudamel en su positivo paso por la Vinotinto, tanto de mayores -dos clasificaciones a cuartos de final de Copa América- como sub 20 -subcampeón mundial en 2017-.

El carácter volcánico de Farías lo perjudicó en determinadas situaciones en México, Paraguay y Bolivia, además de protagonizar polémicas durante su etapa en Venezuela, tanto en clubes como en la selección. ¿Se habrá apaciguado con el paso del tiempo?

Otra pregunta que surge: ¿Cómo manejará la doble labor de seleccionador de Venezuela y presidente de un club en el país? ¿Tendrá alguna relevancia legal?

Allí está el sucrense, en la banca, esperando el llamado para entrar en acción.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de http://desdemiarqueria.blogspot.com/ y http://lahistoria200.blogspot.com/

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *