David Stern, quien fuese Comisionado de la liga durante 34 años falleció el 1 de enero a causa de una hemorragia cerebral sufrida en diciembre. Una figura de contrastes, impulsor de infinidad de cambios, su legado vivirá siempre a través de la NBA.

Sin Stern la NBA nunca podría haber alcanzado el apelativo de «la mejor del mundo». Con él, ésta se abrió al resto del globo, propagó la semilla del básquet por todo el mundo.

Cuando tomó el puesto en 1984 la NBA contaba con capital humano para convertir una liga en un producto.

Ese producto en un espectáculo democratizante y accesible para toda la sociedad. 

Larry Bird y Magic Johnson peleaban en una rivalidad Los Ángeles-Boston que renacía tras una década apagada.

Gigantes como Ralph Sampson comenzaban a crecer en Houston.

Mientras que el Draft pasaba de ser una eterna reunión de directivos y personal de franquicia a un evento televisado, pomposo y abierto que marcaría el inicio de todo.

David Stern: Primeros cambios

El modelo de Playoffs, pasó de la tradicional primera ronda al mejor de tres partidos.

Introducida en 1975 a una serie a cinco encuentros con el aumento de equipos aspirantes durante la postemporada, siendo 16 los candidatos. 

La modificación en el sistema de competición otorgó la importancia necesaria a la primera ronda. 

Aquel minúsculo cambio que alargaba la primera ronda ligeramente.

Hizo de la postemporada un reclamo para disfrutar de encuentros igualados, sorpresas y espectáculo, con seis de ocho series resolviéndose en el quinto encuentro.

Luego en junio de 1984 la NBA entró en una nueva etapa.

El apretón de manos entre David Stern y HakeemOlajuwon, el primer jugador africano en ser número 1 del Draft y el segundo no nacido en Estados Unidos tras Mychal Thompson (Bahamas), significaba el cambio de era.

No solo por la visibilidad que adquirió el acto sino por un nombre que condensa los siguientes quince años en la NBA como Michael Jordan.

David Stern: La expansión

La NBA adquirió una función social durante el mandato de Stern, sobrepasando los límites clásicos de una competición deportiva.

Durante 30 años, la liga abanderó la lucha por los derechos civiles.

Siendo capaz de integrar a todas las minorías y aceptando como propia la diversidad y multiculturalidad que las nuevas generaciones de jugadores portaban consigo. 

Del mismo modo, a nivel interno garantizó la igualdad de todas las personas, independientemente de su género o raza, como ninguna otra competición deportiva masculina en todo Estados Unidos, un hecho que iría avanzando y ganando peso año tras año.

A todos los niveles, David Stern consiguió llevar tres siglas a cualquier rincón de Estados Unidos y más tarde todo el mundo, y pudo expandir la NBA en cualquier sentido imaginable (económico, mercado, imagen, social, periodístico).

Además con la regla anti-droga sobre los jugadores y el contrato con la televisión a nivel internacional, la expansión era indetenible.

David Stern: La globalización

Antes de 1992, NBA y el resto del mundo del básquet orbitaban en trayectorias diferentes. Los Juegos Olímpicos de 1992 supusieron el inicio de una era en la que todavía nos encontramos inmersos. 

La apertura en 1989 de la FIBA a la participación de jugadores profesionales en sus torneos permitió que en Barcelona se unieran los 12 mejores jugadores del momento con nombres tan ilustres que no necesitan presentación alguna.

El impacto que generó en varias generaciones de inocentes ojos que visualizaban por primera vez básquet del más alto nivel en sus televisiores y canchas caló de semejante forma que dio pie a una expansión sin precedentes de la NBA, con la llegada masiva de jugadores no nacidos en Estados Unidos como en ninguna otra competición nacional.

Desde ese año 1992, la NBA ha conseguido expandir su producto a más de 200 países donde se televisa y se sigue al momento todo lo que ocurre alrededor de la competición y que ha sabido adaptarse a los tiempos como ninguna otra liga, aceptando e integrando las nuevas tecnologías para su beneficio. Del NBA League Pass a las redes sociales, de la mercadotecnia al mundo de los videojuegos. David Stern representó la vanguardia y su mayor legado es el producto actual.

Así, si en 1984 el número de jugadores no nacidos en Estados Unidos era inferior a 20, al inicio de la presente temporada 2019-2020 el número ha ascendido a 108 jugadores provenientes de 42 países diferentes. 

Todo ello tras la temporada más internacional de la historia de la liga con un equipo campeón canadiense (Toronto Raptors), un MVP griego (GiannisAntetokounmpo), un MIP camerunés (Pascal Siakam), un Rookie del año esloveno (Luka Doncic), un Mejor defensor francés (Rudy Gobert) y con cuatro internacionales de quince jugadores incluídos en los quintetos All-NBA. 

Legado

David Stern nos ha dejado a los 77 años, cada rincón de la competición tiene su sello y los últimos 40 años portan su nombre. La NBA vive a través de él, y Adam Silver como su discípulo aventajado es el mejor ejemplo.

De Hakeem Olajuwon a Rudy Gobert, del primero al último jugador que estrechó la mano en la noche del Draft. Más de tres décadas representando la entrada en la liga, la ceremonia iniciática como representación de todo lo que estaba por venir.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Redactor de NBA y MLB en Hispanic Sports Media - @sebastian0209 en Twitter y en Instagram @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *