El talento propio, siempre y de un modo u otro, se abre camino hacia el All-Star. De hecho y por desgracia, tiende a ser un atajo. Pero finalmente, ambos terminan por asaltar el big festival. Y aquí vamos con los que, no habiéndolo hecho nunca, aspiran a que puedan. A su primera vez. Jugadores que puedan tener su primer All Star en la temporada 2019-2020 en la NBA parte 1:

 

Rudy Gobert, Utah Jazz

puedan

Las lesiones, especialmente en el primer tercio de la temporada, llevan evitando dos años lo que no puede aplazarse más. Rudy Gobert es el mejor pívot-no-tirador de toda la NBA. Nadie impacta y condiciona tanto el juego como él a nivel defensivo y a cada día se afianza como un recurso más sólido y fiable plano ofensivo.

 

Devin Booker, Phoenix Suns

puedan

¿Cómo puede ser que un jugador que promedie 26,6 puntos y 6,8 asistencias no sea All-Star? Pues jugando en un equipo sin oficio ni beneficio como los Phoenix Suns, y nadando en las peligrosas aguas del mencionado jugador estadístico, sin decidirse del todo por atreverse con el jugador teleológico que Devin Booker está destinado a ser.

 

C.J. McCollum,  Portland Trail Blazers

puedan

El shooting guard de los Blazers es uno de esos jugadores que uno quisiera que se retirara a los treintaitantos con más de una nominación al All-Star. Como decíamos antes, otra víctima de la competencia feroz en su posición. Cuatro temporadas superando de manera ininterrumpida la siempre difícil barrera de los 20 puntos, y con unos porcentajes en el tiro francamente notables, quizás algo más de aportación en otras facetas del juego (asistencias, robos, defensa…) es lo que ha privado hasta ahora a este escolta de estilo exquisito, apuntarse a la fiesta de cada mes de febrero.

 

Pascal Siakam, Toronto Raptors

puedan

Un jugador que no juega de nada y juega de todo, porque cualquier espacio en cancha le sienta bien y no desentona en ninguno. Pascal Siakam es el clásico ejemplo de notables, pero que en su caso flirtea intensamente con el sobresaliente. La marcha de Leonard deja un solar de poder y liderazgo en Toronto que nadie puede llenar, pero corresponderá a Siakam más que a ningún otro cubrir el mayor número de recovecos posible. Vigente MIP y en un escenario tan propicio, lo normal es que el camerunés no tome ni aire entre el título a jugador más mejorado y el bordado de All-Star en el antebrazo de su chaqueta.

 

Donovan Mitchell, Utah Jazz

puedan

Segundo jugador de Utah Jazz por derecho propio. El año pasado, la apuesta entre los más jóvenes (sophomores) eran Ben Simmons y él. Colíder, junto con Kemba, del actual Team USA que quizás puedan ganar el oro en China, el crecimiento del escolta se mide casi en vertical desde su aterrizaje en la NBA. Descarado, pasional, técnico, fino, agresivo y tenaz. Mitchell tiene ese ‘algo’ que hace de él un jugador especial.

 

Jayson Tatum, Boston Celtics

puedan

Tatum tiene clase para dar y reventar. Y eso no es una sorpresa para nadie. Con el recambio de Walker por Irving, a pesar de ser ambos jugadores con bastante inclinación al lucimiento individual, algo me dice que el ex de los Hornets llega más dispuesto a compartir pelota y clutch scenes, en lo que será un juego más sinérgico y equilibrado que el que hemos presenciado en esta última e irregular temporada.


Like it? Share with your friends!

Sebastián Villalobos
Futuro periodista venezolano, amante de los deportes - @sebastian0209 en Twitter y en IG @sebastianvu02

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *