Colin Kaepernick tiene 31 años y es mariscal de campo. De 2011 a 2016 jugó en los San Francisco 49ers y desde entonces no ha lucido en los emparrillados. El quarterback dijo que está listo para volver.

El oriundo de Milwaukee representaría para varias franquicias de la NFL una buena opción como mariscal y un líder dentro del vestuario. Sus números y su currículum hablan por sí solos.

Kaepernick tuiteó este 7 de agosto un video un minuto en el que aparece entrenando en el gimnasio. Agregó: «Cinco horas. Cinco días a la semana por tres años. Todavía estoy listo».

En el material audiovisual también se puede observar un contador de días en los que el mariscal ha estado fuera de la NFL. Este 8 de agosto se cumplen 890 días desde que canceló su contrato de agencia libre en marzo de 2017.

El tuit lo realizó justo cuando los equipos realizan campamentos de captación y entrenamiento de pretemporada antes del inicio de la campaña 2019.

¿Por qué no firman a Kaepernick?

Un quarterback que en menos de 70 partidos superó los 1.000 pases y las 1.600 yardas podría jugar en cualquier equipo de la National Football League (NFL), especialmente por su estado de forma, su edad (31) y sus capacidades.

El problema de Kaepernick es que, aparentemente, ha recibido una especie de veto por parte de las 32 franquicias que componen la liga por la polémica que generó en 2016 cuando empezó a arrodillarse mientras se entonaba el himno de los Estados Unidos en cada partido como señal de protesta contra la brutalidad policial y la injusticia racial racial.

¿Por qué los equipos de la NFL ven como algo negativo que un jugador con el liderazgo que ejerce Kaepernick reclame igualdad a pesar del color de piel y mesura a los cuerpos policiales? Porque las polémicas generan pérdidas económicas a los equipos.

Sin embargo, tres años después, quizás algún equipo le ofrezca una oportunidad al jugador, al menos como quarterback suplente.

La mano de Trump

Cuando Kaepernick empezó a arrodillarse al escuchar el himno estadounidense, otros atletas de la NFL y de otras ligas de los Estados Unidas empezaron a apoyar su movimiento, que fue blanco de críticas del presidente de ese país, Donald Trump.

El empresario insultó al mariscal de campo en reiteradas ocasiones y aseguró que todos los que se arrodillaron deberían ser despedidos «por insultar a la nación y a sus militares».

Curiosamente, en octubre de 2017, Colin Kapernick y su excompañero en los 49ers, Eric Reid, presentaron presentaron demandas contra la NFL diciendo que hubo una colusión en su contra para evitar que firmaran un contrato. ¿La mano de Trump?

Estadísticas

Kaepernick solo jugó tres encuentro en su temporada debut, la de 2011, pero se consolidó de 2012 a 2016 como el quarterback de San Francisco. En 69 partidos —58 como titular— registró 1.011 pases completos en 1.692 intentos para un porcentaje de pase de 59.8%.

El mariscal de campo, quien se encuentra sin equipo, sumó en la referida cantidad de encuentros 12.271 yardas para 72 touchdowns. Fue interceptado 30 veces.

En las temporadas 2012 y 2013 jugó playoffs, tres juegos en cada campaña. Sus cifras totales en postemporadas quedaron en seis encuentros, todos como titular, 94 pases completos en 162 intentos, siete anotaciones, cinco intercepciones y 1.374 yardas.

El currículum de Kaepernick cumple con estadísticas que le permitirían jugar en la NFL bajo cualquier rol, pero su protesta durante el himno estadounidense marcó su carrera, y aunque parezca injusto, su regreso al fútbol americano profesional más que una meta es una quimera impuesta por ciertos intereses.

 


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

One Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *