Los Toronto Raptors se proclamaron campeones de la NBA por primera vez en su historia, un triunfo que cambió el palmarés de la liga al ser el primer equipo no estadounidense en ganar el trofeo Larry O’Brien.

Los dinosaurios vencieron a Golden State Warriors 114-110 en el sexto juego para llevarse la serie final 4-2.

El Jugador Más Valioso de las finales, Kawhi Leonard, quien volvió a brillar la noche del jueves 13 de junio en el Juego 6 que definió la contienda, llegó a Canadá vía cambio desde los San Antonio Spurs, donde fue campeón en 2014 por primera vez.

«El pasado verano me pasaron muchas cosas. Seguí trabajando duro y mantuve la mente enfocada en este objetivo. Por esto juego al básquetbol. Por eso trabajo tanto. Me alegro de que haya valido la pena», declaró Leonard tras levantar el trofeo.

El alero, quien fue la figura de los reptiles en las finales, será agente libre, pero en plena celebración de Toronto no quiso hablar sobre su futuro. Solo piensa en el glorioso presente.

Leonard, riendo con su compañero Kyle Lowry y posando con el trofeo de MVP. Foto vía Twitter,

El ala-pívot camerunés Pascal Siakam, con la bandera de su país en sus hombros, agradeció a sus compañeros de equipo por el esfuerzo. «Poder celebrar con estos muchachos es increíble», dijo.

Por su parte, el centro Marc Gasol, quien agigantó la dinastía de su familia al ser el segundo de su apellido en ser campeón de la NBA tras lo conseguido por Pau, aseguró que nunca había trabajado tanto por un objetivo.

«Es un sueño haber logrado esto. Nunca he trabajado tan duro», declaró el poste español.

El coach Nick Nurse destacó que para Canadá era un momento importantísimo: «Significa mucho para nuestra ciudad y el país y para estos jugadores. Obtienes la victoria y estás contento de obtenerla y celebrarlo».

La voz de la derrota

Diferentes fueron las reacciones del lado perdedor. Golden State venía de ganar dos finales al hilo, tres de las últimas cuatro y el Juego 6 significó el último encuentro de los Warriors en la Oracle Arena, debido a que se mudarán a San Francisco.

A pesar del titánico esfuerzo, los de la bahía no pudieron evitar la derrota. El ala-pívot Draymond Green resaltó que «todos en este equipo jugaban con mucho corazón».

Tras la debacle, el base Stephen Curry expresó: «Una manera dura y difícil de salir. Creo que se ha probado mucho sobre quiénes somos como equipo y la adversidad que enfrentamos durante la postemporada. El ADN y el carácter que tenemos en este equipo, no apostaría en contra de que volvamos a este escenario el año que viene».

 

 


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Reportero multimedia de deportes en Diario Panorama y redactor de NFL en Hispanic Sports Media

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *