En HSM continuamos con los preparativos de cara a la Copa América Brasil 2019 con #El11deAmérica, una iniciativa en la que jugadores y periodistas de Sudamérica dan a conocer a su once histórico mundial del continente.

En esta edición mostramos a la selección escogida por Ignacio Benedetti, colaborador en España de Cambio 16 y The Tactical Room, además de exjefe de prensa de la selección venezolana de fútbol y comentarista en Sport Plus.

«En mi selección únicamente he elegido a futbolistas que vi disputar el torneo», explica. «Debo dejar esto muy claro para que no se interpreten mis elecciones con un irrespeto hacia grandes figuras del fútbol sudamericano».

Renny Vega – Venezuela

«Para mí, Vega fue un arquero con todas las capacidades para jugar al juego. Para no olvidar la influencia de su juego con los pies en la Venezuela de la Copa América 2011. Tanto como líbero o como pasador, es de lo mejor que vi en Sudamérica. No era la locura de Higuita y por eso me quedo con él».

Cafú – Brasil

«Un lateral derecho que me hizo entender que no bastaba con limitarse a defender sino que podía ser además una parte importante del ataque. Fue además una pieza importantísima en los éxitos de su selección final de los 90 y principios de los años 2000».

Oscar Ruggeri – Argentina

«Caudillo, un líder. No olvido las copas América del 91 y del 93, es un equipo que ha envejecido muy bien pero que no era tan fastuoso como lo quieren hacer ver. Y ahí entraba él, en darle un orden, en corregir los errores de la anarquía y en transmitir un gen competitivo que a pocos jugadores le vi».

Carlos Gamarra – Paraguay

«Defensor central con el oficio de la posición pero además con un juego aéreo letal. Cada vez que pienso en un defensor paraguayo recuerdo a Gamarra como ese tipo que que sabía a que jugaba y que era impredecible en el juego aéreo».

Roberto Carlos – Brasil

«Sin duda es el lateral izquierdo más influyente en la historia del fútbol. Quienes no le vieron se han perdido un futbolista enorme, que no solamente atacaba como los dioses o disparaba con una potencia y precisión pocas veces vista; Roberto Carlos sabía defender, no crean los cuentos que dicen lo contrario».

Leonel Álvarez – Colombia

«El volante colombiano hacía todo fácil, todo a un toque, siempre entregándole la pelota al compañero que estaba mejor ubicado para continuar la jugada. No era brillante como Valderrama ni exhuberante como alguno de sus compañeros: era un tipo que sabía jugar al fútbol y nada más. Leonel me recuerda a muchos futbolistas que han pasado por debajo de la mesa porque jugaban a que los demás brillaran».

Juan Román Riquelme – Argentina

«Puede que sea el cerebro más privilegiado que haya jugado al fútbol en los últimos tiempos del fútbol sudamericano. Probablemente haya sido el último 10, y sin embargo, su fútbol era tan actual y tan moderno que eclipsó siempre los cultores del físico y la velocidad. Su Copa América en Venezuela fue sobresaliente».

Carlos Valderrama – Colombia

«Con el Pibe y con Riquelme en un mismo equipo, hubiese sido necesario introducir otro balón, porque el reglamentario no se lo iban a quitar a ellos dos. Otro enorme cerebro, otra enorme capacidad para simplificar el juego a partir de la posición, el pase y el desmarque. Futbolistas que aprendieron hacerse fuertes conociendo sus debilidades».

Juan Arango – Venezuela

«Una zurda impresionante. Puede que Arango por momentos desapareciera del juego, pero cuando se involucraba era tremendamente decisivo. Aunque es recordado por la precisión de sus tiros libres, lo mejor de Arango lo vi cuando se juntaba con futbolistas de su talla, como le pasó en alguna selección venezolana. Influyente y goleador, sobre todo goleador cuando realmente era necesario».

Romario – Brasil

«Mi delantero favorito de todos los tiempos. Picardía, definición, interpretación exacta de la relación espacio-tiempo. Nunca sobreactuó sus esfuerzos, era puro fútbol. Bajito y hasta quizá un poco gordito, nadie pudo nunca descifrarlo».

Gabriel Batistuta – Argentina

«Lo opuesto a Romario. Un tanque, goleador por convicción, por trabajo, por potencia. La definición de francotirador nunca fue más acertado en un deporte que cuando se hermanaba con el atacante argentino. Donde ponía el ojo ya había puesto el balón. Lo opuesto a Romario. Un tanque, goleador por convicción, por trabajo, por potencia. La definición de francotirador nunca fue más acertado en un deporte que cuando se hermanaba con el atacante argentino. Donde ponía el ojo ya había puesto el balón».

DT: Mario Lobo Zagallo – Brasil

«Fue el timonel del último equipo brasileño que intentó ser fiel a su historia y nos hizo soñar con la dupla Romario/Ronaldo».

Suplentes

Sergio Goycochea
Ronaldo
Marco Etcheverry
Celso Ayala
Ivan Kaviedes
Diego Forlán
Diego Lugano
Ricardo Páez
Dunga


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de http://desdemiarqueria.blogspot.com/ y http://lahistoria200.blogspot.com/

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *