El delantero Paolo Guerrero fue víctima accidental de una «contaminación cruzada» con té de coca en el hotel de concentración de Perú durante la eliminatoria al Mundial Rusia 2018, lo que le costó una sanción de la FIFA por dopaje de 14 meses, de acuerdo con dos extrabajadores citados por la AFP.

Luis Escate y Anthony Obando, exempleados del Swissotel Lima donde concentraba el combinado previo al choque con Argentina en Buenos Aires, el 5 de octubre de 2017, afirmaron al programa Domingo al Día (América), que la presunta contaminación se produjo por irresponsabilidad del hotel al no cumplir con los protocolos de limpieza y seguridad.

Ocurrió así

«Hubo contaminación cruzada (en el té). Habían muchas personas que tenían falta de profesionalismo. Ellos estaban en salas independientes. Los únicos que tenían acceso eran los del personal», confesó Escate, según AFP.

«Yo tengo la seguridad de que la contaminación se dio en el hotel», agregó.

El mesonero Anthony Obando había llevado té de limón a la habitación de Guerrero, quien padecía por ese entonces de fiebre. Pero según su versión, la preparación de la infusión solicitada por el jugador se hizo en una jarra que contenía mate de coca y no fue correctamente higienizada.

«Agarraron una jarrita donde ha estado el servicio de mate de coca y no lo han lavado bien, han metido el té con limón y lo han servido ahí», indicó Obando.

«Yo hablé con el señor Iván Hoyle (gerente de alimentos y bebidas del hotel). Lo que hizo fue que no habláramos y nos cambió el testimonio. Nos dio unas hojitas, preparándonos lo que íbamos a decir. ‘Si alguien de la Federación les pregunta algo, no digan nada’, nos decía. Esto tiene que saberlo todo el mundo, porque es injusto», apuntó el mesonero.

«Algún día tenía que salir esto (el testimonio de los mozos)», indicó Petronila Gonzales, madre del delantero peruano. «Tenía la confianza de que alguien salga a hablar. Mi hijo va a demostrar con esto que es inocente».

El calvario de Guerrero

Guerrero, goleador histórico de la selección peruana, con 35 anotaciones, cumplió una sanción de la FIFA por dopaje de 14 meses. No obstante, pudo jugar el Mundial de Rusia 2018.

Un control antidopaje tras el partido ante Argentina en Buenos Aires arrojó positivo en metabolito de cocaína, una sustancia prohibida.

Guerrero pasó del Flamengo al Inter de Porto Alegre de Brasil en el interín. Con los interistas pudo volver a la acción luego de cumplir con la sanción.


Like it? Share with your friends!

Kiko Perozo

Maracaibo, Venezuela (1984). Experiodista de @diariopanorama, excolaborador de @mundodeportivo, votante de Venezuela para el premio The Best - Fifa. Administrador de http://desdemiarqueria.blogspot.com/ y http://lahistoria200.blogspot.com/

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *