Una nueva derrota para Rafael Nadal en el ATP de Barcelona ha marcado los titulares a lo largo del día en el deporte blanco. Dominic Thiem en un día de máxima inspiración lo derrotó por doble 6-4 y es apenas la cuarta victoria del joven austriaco ante el mejor jugador en la historia en polvo de ladrillo.

Resumen del partido

Nadal continúa su proceso de volver a las pistas y conseguir su mejor forma física que le permita optar a competir por ganar Roland Garros. Sin embargo, en las primeras de cambio no ha obtenido los resultados deseados desde el punto de vista de victorias. A pesar de haber llegado a semifinales en Monte-Carlo y Barcelona la exigencia no ha sido la que él espera pero de a poco comienza ganar ritmo.

Luego de concreta su eliminación hoy, el español aseguró en ruda de prensa que muy a pesar de la derrota, «se siente contento de competir y poco a poco comienza a ganar el ritmo y exigencia de partido ante rivales de mayor jerarquía». Nadal entre los dos torneos ha dejado en el camino 960 puntos. Pero se mantendrá como número dos hasta Roland Garros.

Hablar únicamente del estado de Nadal sería restarle merito a un rival que las tuvo todas consigo. Thiem se mostró rápido con cada uno de sus golpes, sobre todo con su revés. Siempre estuvo atacando al español que poco podía hacer ante la velocidad que propia y eso le terminó pasando factura. Un partido brillante y una victoria espectacular para un gran jugador de arcilla.

Ahora bien, ¿es posible que Nadal jugando de está manera pueda ganar Roland Garros?

Si alguien supiera que pasará en el futuro sería un gran adivino, pero como nadie lo es habrá que esperar. Rafa viene de momentos complicados con la lesión en la rodilla desde el US Open 2018. Eso le ha restado tiempo de preparación y competición. Su mayor virtud es su dureza mental y la arcilla el mejor escenario posible para volver a dar un golpe sobre la mesa.

Siempre será candidato a ganar Roland Garros sea cual sea su estado. En otros momentos ha llegado con las mismas o mayores dudas y el final todo el mundo lo conoce. Quizás el universo que sigue al tenis confía en la capacidad de Nadal de sobreponerse a estás cuestiones y salir airoso, pero está ocasión parece diferente.

Faltando un mes para el segundo «Grande» del año, Nadal se nota lento ante rivales como se dijo anteriormente de jerarquía, esto sin restarle importancia a otros competidores que ha tenido en este tiempo. Pero ante Fognini la semana pasada y hoy ante Thiem se le ve falto de velocidad en sus golpes. No termina de desplegar su juego, por momentos se nota amarrado en sus golpes, algo que podría ser producto del marcador y cuando se logra quitar esa camisa de fuerza vuelve y es casi imbatible.

Para Nadal, Roland Garros es su casa, su torneo favorito y el español es el símbolo del torneo. Hablar del segundo Grand Slam del circuito es hablar del español inmediatamente.

En la próxima semana, Nadal jugará el Masters 1000 de Madrid. Terminando así su puesta a punto. Él se encuentra muy motivado para los retos que a continuación se le vienen. Hoy se sintió mejor dentro de la pista y el hambre por competir salió a flote. Solamente el tiempo dirá si es posible que logre su objetivo, por los momentos deja más dudas que certezas. Pero siempre será el máximo favorito para ganar Roland Garros.


Like it? Share with your friends!

Elvis Paz

Periodista maracucho. Fanático de los deportes sobre todo del fútbol y tenis. Parte del equipo de trabajo de @hsmdeportes Twitter: paz_elvis Instagram: elvispm19

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *