Había más preocupación en los Rams que en los Patriots, pero las buenas noticias llegaron a ambas franquicias y para la suerte de todos los fanáticos del fútbol americano.

A través de reportes de Espn y The Associated Press, se confirmó que Los Ángeles y New England tienen a todos a sus jugadores disponibles para el Super Bowl LIII, que se disputa este domingo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta.

El viernes 1 de febrero, Bill Belichick y Sean McVay, respectivamente, pudieron contar en los entrenamientos con sus dirigidos y no presentaron informes de lesionados, por lo que las dudas de los carneros por el kicker Greg Zuerlein y el corredor estelar Todd Gurley fueron despejadas.

Gurley II, efectivamente, era una de las preocupaciones más grandes del head coach de los Rams, McVay. Sin embargo, después de los calentamientos del viernes en las instalaciones de los Falcons de Atlanta en Flowery Branch, el entrenador en jefe expresó: «Gurley se siente bien. Al cien por ciento. Vamos al partido tan sanos como podría esperarse».

Gurley estuvo fuera los últimos dos partidos de la temporada regular y durante el juego por el campeonato de la Conferencia Nacional (NFC) tuvo un rendimiento bajo por las molestias, con cuatro acarreos para 10 yardas frente a los Saints de New Orleans.

Patriots, con toda su defensiva.

Dos nombres propios estaban entre algodones por parte de los ‘pats’: el apoyador Dont’a Hightower y el tackle defensivo Malcom Brown, quienes estuvieron limitados durante la semana. Sin embargo, el viernes entrenaron con el grupo en las instalaciones de Georgia Tech con la presencia del ex back defensivo Lawyer Milloy, campeón de la NFL con New England en el 2002.

 


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Periodista deportivo venezolano. Redactor de #NFL y #NBA en Hispanic Sports Media. Ex-reportero del Diario Panorama (2015-2019).

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *