El Super Bowl XXIX que se jugó en 1995 entre los Chargers y los 49ers fue el primero en el que se permitieron las apuestas legales. Desde entonces, casi 2.500 millones de dólares se han generado de forma reglamentaria según datos de Espn, una cifra insignificante en comparación con lo que se genera anualmente de forma ilegal el día del Súper Tazón.

Para la edición LIII del partido por el título de la NFL, varios estados de los Estados Unidos tendrán la posibilidad de tener apuestas seguras y controladas. Anteriormente, se permitían en algunos casinos de Las Vegas y Atlantic City.

«Las apuestas legales pondrán en juego 350 millones de dólares para el Super Bowl LIII», de acuerdo con proyecciones de Eduardo Peláez, gerente de marca del casino en línea Strendus y especialista en apuestas deportivas, en un reporte del portal El Economista de México.

El Economista informó que la Suprema Corte en Estados Unidos canceló la prohibición de regular las apuestas deportivas. Lo anterior facilitó que estados como Nevada, Nueva Jersey, California y Delaware aprobaran su regulación.

Peláez explicó que el acuerdo de NFL con el tema de las apuestas fue para mejorar sus ingresos: «Cuando las ligas de deportes estadounidenses se informan del veredicto llegan a acuerdos con plataformas que recolectan datos de los juegos, como Sports Radar. Luego firman convenios con casinos, que en el caso de la NFL fue con Caesars Entertainment. Los datos recolectados se los dieron a los casinos, que a su vez crearon algoritmos que controlan las líneas de apuestas. Todo esto, para que la Liga pueda mejorar sus ingresos en 7,000 millones de dólares, aproximadamente».

El especialista calculó que los $350 millones que generará el Super Bowl LIII equivale al 14% de ingresos de casinos de las Vegas en los últimos 23 años.

«El gobierno estadounidense calculó 4.700 millones de dólares en apuestas en el Super Bowl pasado y 4.600 millones de ellas se realizaron de manera ilegal», sostuvo Peláez.

Pero un dato aún más escandaloso es que, según varias fuentes, entre apuestas ilegales o informales se moverían alrededor de 6 mil millones de dólares.

En el Super Bowl, las personas pueden hacer apuestas de todo timpo. Desde cuántas anotaciones producirá Tom Brady hasta las yardas que podrá correr Todd Gurley, pero «todo eso depende del Congreso de los Estados Unidos», reza el reporte.

La vicepresidenta ejecutiva de la NFL, Jocelyn Moore, solicitó el octubre al Congreso estadounidense que permitiera a las ligas deportivas profesionales y a los reguladores del juego prohibir las «apuestas de proposición», las cuales involucran el desempeño de los jugadores en el transcurso del juego. “Estos tipos de apuestas son significativamente más susceptibles a los esfuerzos de arreglo de partidos”, mencionó Moore.

El Congreso podría prohibirlas antes de que se realice el Super Bowl LIII, por lo que serían ilegales.

El Super Bowl LIII se disputa este domingo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta entre los Patriots de New England y los Rams de Los Ángeles.

Los ‘pats’ son favoritos en la mayoría de las cuotas de las casas de apuestas sobre los carneros (1.72 vs. 2.15, la más común). De acuerdo a pronósticos en Las Vegas, por cada 100$ apostados a favor de New England, podrían ganarse 400 dólares.


Like it? Share with your friends!

Guy Acurero

Reportero multimedia de deportes en Diario Panorama y redactor de NFL en Hispanic Sports Media

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *